Identificación de largo rango

Por Jaime Bárcena. Responsable de Operaciones en Nedap Identification Systems Iberia.

En el complejo mundo del control de accesos siempre hay diferentes posibilidades de identificar a los usuarios, esto se debe a que existen diferentes circunstancias y entornos para la identificación, y a que no es lo mismo identificar a un usuario en su vehículo cuando accede a las instalaciones que cuando el usuario accede a su despacho o enciende su ordenador de trabajo.

Bajo esta premisa es necesario entender los principios de seguridad y de conveniencia para que todo el mundo esté correctamente identificado. También es muy importante entender que el control de accesos no solo tiene relación con la seguridad desde el punto de vista de la intrusión y la protección, sino que también es fundamental desde el punto de vista de la prevención de riesgos y las políticas de seguridad laboral.

En muchas ocasiones vemos cómo no se comprenden bien los sistemas de largo rango y en ocasiones se quieren hacer procedimientos que no son compatibles con los medios de identificación, por ejemplo, usar largo rango en un paso con portillos o tornos de entrada va a darnos más problemas de identificación que beneficios. La filosofía de un sistema de largo rango es siempre identificar de forma amistosa a los usuarios, para esto reducimos las barreras arquitectónicas y artificiales para incorporar sistemas de identificación que nos abren puertas o llaman a los ascensores.

La aplicación tradicional de los sistemas de largo rango suele ser la identificación automática de vehículos. Como nos podemos imaginar hoy en día el acceso a las instalaciones de trabajo se realiza con vehículos en un porcentaje muy elevado, ya que la población suele estar distribuida por la periferia y no es como en el pasado que los centros de trabajo definían el lugar de residencia de los trabajadores. Este acceso en vehículos provoca que los conductores no estén identificados hasta que traspasan físicamente las entradas peatonales a los edificios o fábricas. Por lo tanto todo lo que está fuera del edificio carece de control. Los medios de identificación de largo rango como los lectores de identificación por radiofrecuencia (RFID) o las cámaras de lectura de matrículas (ANPR) permiten el acceso a los conductores de forma fluida, sin atascos y con unos niveles de seguridad muy elevados.

Lea el artículo íntegro en Cuadernos de Seguridad 341