El 44% de los españoles vendería sus datos personales a un desconocido

Compartir datos online de forma imprudente para obtener ganancias a corto plazo está dejando a los consumidores expuestos a más riesgos de los que esperaban, según una nueva investigación de Kaspersky Lab. A pesar de la indignación y la preocupación por los escándalos de intercambio de datos sensibles, incluso cuando Facebook dio a Netflix y Spotify la posibilidad de borrar los mensajes privados de los usuarios, cerca de la mitad de los usuarios españoles de internet (48%) cree que la privacidad total en el mundo digital moderno es imposible. En cambio, muchos están optando por rendirse ante la evidencia y estarían dispuestos a vender sus datos personales, con costes y consecuencias potencialmente graves.

A pesar de las consecuencias reales asociadas al uso indebido de los datos personales o la caída en manos equivocadas, un 22% de las personas sacrificaría su privacidad y compartiría sus datos si a cambio obtuviera algo de forma gratuita. El 44% aceptaría incluso dinero a cambio de dar a un completo desconocido acceso total a sus datos personales privados. Este enfoque de compartir los datos privados a cambio de algo puede provocar daños a largo plazo.

Casos recientes como los tuits publicados por James Gunn o Kevin Hart, muestran cómo los datos que se comparten online voluntariamente en un momento dado podrían recuperarse a posteriori y dañar la reputación y la carrera profesional. Es cada vez más frecuente que los empleadores y reclutadores busquen en plataformas, como LinkedIn, Instagram o Facebook, para comprobar que los trabajadores y los candidatos tengan buena reputación online y que sus actividades no desacrediten a la compañía. Los propios empleados también deben tener cuidado de no revelar demasiado acerca de sí mismos o sus trabajos en las redes sociales. De hecho, las cifras de Career Builder sugieren que el 57% de los reclutadores ha encontrado contenido en redes sociales que les han hecho cambiar de opinión sobre un candidato, y un tercio (34%) ha disciplinado o despedido a un empleado debido al contenido online.

El hecho de compartir nuestra información online, sea de forma abierta o porque cae en las manos equivocadas, puede tener un gran impacto en el mundo real. La investigación de Kaspersky Lab revela que el 19% de los españoles ha sufrido un acceso a sus datos privados sin su consentimiento. Las consecuencias de esto fueron diversas, provocando estrés a cerca de un tercio (32%) y pérdidas económicas por parte del 20% de los afectados.

Estas consecuencias se producen a pesar de que son muchos los que toman medidas para mantener la confidencialidad de la información o para impedir que otros accedan a datos personales. Los ciberdelincuentes son las personas a las que más nos hacen temer por la seguridad de nuestros datos privados – seguidos por internet en general y el gobierno.

El 60% de los españoles protege sus dispositivos con contraseña para mantener la privacidad de la información. Un tercio (37%) revisa y cambia regularmente la configuración de privacidad de los dispositivos, servicios y aplicaciones que utilizan y el 39% utiliza un software especial para limpiar la memoria de su dispositivo cada cierto tiempo. España es el país europeo en el que un mayor porcentaje de los usuarios (35%) cubre sus cámaras web para mantener la privacidad de los datos, más que los alemanes (31%) o los neerlandeses (26%).

Para ayudar a mantener la privacidad en el mundo online y evitar ser víctimas de un mal uso de los datos, hay que seguir algunos pasos sencillos:

  • Piénselo dos veces antes de publicar en redes sociales. ¿Podría haber consecuencias negativas a la hora de hacer públicos sus datos u opiniones? ¿Podría el contenido ser usado en su contra o en su detrimento ahora o en el futuro?
  • No comparta las contraseñas de sus cuentas con familiares o amigos a través de la web. Puede parecer una buena idea o una forma conveniente de compartir cuentas con sus seres queridos, pero también aumenta la probabilidad de que los defraudadores descubran los datos de acceso. Guárdelas para usted y salvaguarde su información privada para estar protegido en caso de que las relaciones con estas personas se deterioren.
  • Tómese en serio su privacidad online y no comparta ni permita el acceso a su información a terceros a menos que sea absolutamente necesario, con el fin de minimizar la exposición de esta en las manos equivocadas.
  • Descargue únicamente aplicaciones legítimas para almacenar y proteger sus datos confidenciales, de modo que esta información permanezca segura frente a posibles amenazas.
  • Utilice soluciones de seguridad fiables para una protección completa frente a una amplia gama de amenazas que afectan a sus datos personales.

Imágenes: Shutterstock / Rawpixel.com