“La base de la seguridad en un centro comercial es la buena comunicación con todos los locales que lo integran”

Hace más de un año que el Centro Comercial Plaza Río 2 abrió sus puertas y la seguridad ha jugado un papel fundamental en su trayectoria. El responsable de Seguridad hace un repaso de su labor durante este tiempo y plantea las claves de una labor básica para atender a comerciantes y clientes.

Plaza Río 2

—Más de un año después de la apertura del Centro Comercial Plaza Rio 2, como responsable de Seguridad de la instalación ¿qué balance hace en cuanto a aspectos de seguridad?
—El balance creo que ha sido muy positivo, ya que hemos tenido que ir adaptando las pautas de trabajo diarias al asentamiento del centro en la zona en la que está ubicada, también a los perfiles de visitantes que tenemos, lo que ha sido un análisis constante de flujos, horarios de afluencias, y muy importante también el observar el movimiento interno y detectar zonas calientes, para así poder estructurar y generar una mayor sensación de presencia y seguridad en esas zonas, que junto con los medios técnicos a nuestro alcance, intentamos dar una respuesta lo más rápida posible ante cualquier emergencia o incidencia, ya que nuestra labor fundamental es la de velar por la seguridad de todas las personas que pasan por el centro, sin olvidar el intentar evitar cualquier tipo de delito o infracción que pudiera detectarse. Un centro comercial es una instalación viva y en constante cambio, por lo que es fundamental una observación diaria para intentar detectar esos cambios en conductas, movimientos y sobre todo en las necesidades a las que debes hacer frente.

—¿Qué dificultades plantea la instalación de medios y medidas de seguridad, teniendo en cuenta su singularidad, en establecimientos del tipo de los del Centro Comercial Plaza Río 2?
—Un centro comercial es una instalación que está funcionando las 24 horas al día, por lo que la seguridad y los sistemas empleados varían en los diferentes horarios de trabajo, por lo que prácticamente sin una clara división pasamos de intentar ser un centro hermético y con unos controles de acceso importantes, a ser un centro abierto y de libre movimiento en el que no dejan de existir zonas de control permanente, por lo que debemos tratar de equilibrar esos tipos de seguridad diferente.

Lea la entrevista íntegra en Cuadernos de Seguridad 341