Tecnología de Detección de Humo por Aspiración o DHA

Por Grupo de Trabajo de Detección de Humo por Aspiración. Comité de Detección. Tecnifuego

El uso de la tecnología de Detección de Humo por Aspiración o DHA ha aumentado de forma significativa desde la creciente profesionalización de la protección contra incendios, desde 1993, y la aparición de leyes específicas, normas, como la UNE 23007-14 y reglas técnicas, como la Cepreven R.T.3. DET: 2004, así como la mayor demanda de soluciones técnicas más apropiadas y eficientes en relación con el uso y su mantenimiento.

Un sistema DHA, debe ser instalado como parte integrante de un sistema de alarma y detección de incendios y por lo tanto debe cumplir con la normativa vigente, especialmente en la vigilancia de fallos, establecimiento de zonas, fuente de alimentación eléctrica de reserva, etc.

Los DHAs pueden proporcionar soluciones a un amplio rango de problemas de detección de incendios que hasta ahora no estaban cubiertos, como la detección en frigoríficos o en espacios muy altos. Aportan mejores prestaciones que las técnicas habituales ofreciendo una alternativa, que puede ser más económica, más fácil de mantener, más fácil de integrar en la decoración o más sensible.

En definitiva, se trata de una protección más ajustada al ambiente a proteger, con mayor precisión que otras tecnologías.

Características de los sistemas DHAS

La principal característica, es que los DHA son sistemas «activos» respecto de la captación del humo, mientras que los detectores puntuales o las barreras se comportan de una forma «pasiva», esperando que el humo les alcance y, en el caso de los detectores puntuales, se introduzca en su cámara de análisis. Los sistemas de DHA, en cambio, toman muestras del aire de la zona protegida continuamente, lo transportan mediante la red de muestreo hasta el detector y lo inyectan en la cámara de análisis.

Esto hace que los sistemas de DHA no estén sujetos a las mismas limitaciones que los detectores puntuales y las barreras, si bien sigue siendo necesario seguir unas reglas de diseño y las recomendaciones de los fabricantes para garantizar su correcto funcionamiento como detectores de incendios.

Además de ser sistemas «activos» en cuanto a la obtención de muestras para ser analizadas se refiere, los DHAs disponen de tres sensibilidades que permite que estos detectores se adapten mejor a cada aplicación, de acuerdo con la norma de ensayo UNE-EN 54-20:2006 y que se concreta en:

-Sensibilidad estándar (Clase C):
Es la alternativa a los detectores tipo puntual o de barrera, con una sensibilidad al humo equivalente, pero debido a que los sistemas DHA son activos, permiten una variedad de soluciones o ventajas que deberán ser valoradas para cada caso, algunos de ellos, descritos en este documento.
-Sensibilidad aumentada (Clase B):
Para detectar el humo con mayor facilidad (por ejemplo para compensar la dilución del humo cuando el techo es muy alto) o para detectar un inicio de incendio antes que con otras tecnologías (por ejemplo cuando se protegen armarios eléctricos).
-Alta sensibilidad (Clase A):
Cuando el humo que queremos detectar está disuelto en corrientes de aire (como en un entorno de proceso de datos o en conductos de ventilación) el sistema DHA ha de ser de clase A, dado que ofrece la más alta sensibilidad al humo posible en la actualidad.

Lea el artículo íntegro en Instalsec.