La Ertzaintza pide extremar la seguridad para prevenir los robos en viviendas

La Ertzaintza pide a la ciudadanía colaboración para prevenir los robos en viviendas. Establecer una serie de medidas de protección de y seguir unas sencillas pautas, son la clave para mejorar sensiblemente la seguridad de nuestros domicilios frente a estos delitos. Además, se solicita alertar a los servicios policiales a través del 112 ante cualquier sospecha.

Ertzaintza

La Ertzaintza considera desde 2015 el robo en vivienda como un delito estratégico dentro de sus planes de seguridad, una acción que ha contribuido a reducir su impacto. Entre enero y setiembre de 2018 la Ertzaintza registró 2.018 robos en domicilio y detuvo o investigó a 345 personas por esos delitos.  En 2014 este cuerpo policial registró 3.260 robos en vivienda.

Desde entonces,  ese delito se ha convertido  en estratégico lo que ha llevado a reforzar la vigilancia e investigación en este campo, una  acción que ha ido dando frutos en los tres últimos años. Así, en 2015 la cifra de ese tipo de hechos fue de 2.293; en 2016 de  2.2356, y el año pasado de 2.530.  El volumen de  detenciones y personas investigadas por ese delito también ha ido creciendo: de 417 en 2014 a 549 en el año 2017.

ertzaintza

Las fiestas navideñas, por el aumento de las salidas vacacionales, son épocas propicias para que se produzcan más delitos de este tipo. En su mayoría, estos robos son cometidos por grupos organizados, y en menor medida por delincuentes ocasionales e incluso personas vinculadas a las víctimas.

Entre los grupos especializados hay diversas formas de operar. En Vitoria Gasteiz, por ejemplo, la Ertzaintza ha detectado en los últimos meses una banda de ladrones que actúa por las mañanas y en días laborables. Se desplazan entre tres y cinco personas con ropas holgadas y bolsas, llaman al timbre para detectar plantas enteras desocupadas en ese momento, y tras forzar la cerradura de la puerta de los pisos sustraen objetos de valor de su interior. El botín es normalmente dinero en efectivo, joyas y pequeños aparatos electrónicos.

Otras bandas utilizan pequeñas pestañas de plástico o hilos de pegamento como  marcadores que colocan entre la puerta del piso y su marco para comprobar días después si hay movimientos de personas. Tras esa comprobación acceden  a  viviendas vacías,  fracturando la cerradura, y consuman el robo. No obstante, si la puerta está cerrada sin vuelta de llave, sólo de golpete, pueden desbloquear  el cierre sin dañar el mecanismo.

Para la Ertzaintza el robo en vivienda es un delito estratégico y para reducir su impacto programa planes de acción en función de los análisis que realizan sus oficinas de Inteligencia. Esa prevención e investigación se realiza de forma coordinada con las Policías Locales.