Los especialistas reclaman más formación en instalaciones contra incendios

“Las buenas prácticas en instalación de protección pasiva contra incendios” fue el título genérico del desayuno de trabajo entre expertos y prensa técnica, convocado por TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra incendios.

formación en protección contra incendios

La presentación corrió a cargo de Rafael Sarasola, coordinador del Comité de instaladores de protección pasiva de la Asociación, que resaltó que en “protección pasiva contra incendios, no hay producto bueno sin una buena instalación”.

Al finalizar las intervenciones y el posterior turno de preguntas, Rafael Sarasola hizo un resumen con las principales conclusiones:

–  No hay producto fiable sin una buena instalación, por tanto los instaladores deben estar formados y ser profesionales.

– La calificación del instalador, como la que ha puesto en marcha Cepreven, es un paso muy importante para la profesionalización del sector.

–  El proyecto es clave. Una detallada especificación reduce las incidencias en obra.

Falta formación en general. Si existiera un titulo superior especializado en protección contra incendios facilitaría la formación de los técnicos.

–  Falta mas inspección. Cuando es realizada por Bomberos es eficaz por su formación, cuando se utilizan otros servicios hay que dotarles de la preparación  adecuada.

– Las empresas instaladoras deben ser más competitivas.

– El director de obra debe estar formado en la materia, es el responsable de la misma. Su firma es la que acredita que se cumplen los requisitos y se puede entregar al cliente. Si hay algún error o incidente, la responsabilidad civil inicialmente recae sobre él.

–  La óptima protección contra incendios de un edificio es la que conjuga protección activa y protección pasiva. Tienen que proyectarse ambas desde el principio.

– El mantenimiento en las instalaciones de protección pasiva contra incendios es necesario para asegurarnos el correcto funcionamiento de los productos.

– La protección contra incendios es un bien social, se trata de salvaguardar la vida de las personas.

Vicente Mans, director del Área de Pasiva de TECNIFUEGO y miembro de la Junta Directiva de EAPFP,  hizo un “Análisis comparado de la situación del instalador de protección pasiva en los países de nuestro entorno”,  partiendo del informe de EAPFP, Federación de Asociaciones Europeas de protección pasiva contra incendios.

Mans informó que en Europa se está siguiendo la misma estrategia de profesionalizar al instalador de pasiva: “la campaña aboga por la obligatoriedad de requisitos para que tanto los productos como los instaladores se regulen mediante certificación y registro”.

Javier Sanz, inspector de bomberos de la Comunidad de Madrid, explicó varios ejemplos de instalaciones mal ejecutadas, alertó del riesgo de los edificios donde no se ha construido de manera preventiva, y destacó la importancia de la Dirección Facultativa en todo el proceso: “si las instalaciones de protección pasiva no están bien instaladas, tendremos algún problema. Hay que partir de buenos profesionales, tanto en el proyecto como en la instalación y el mantenimiento. Esto es lo que garantiza la seguridad”.

Más control en las instalaciones

Germán Pérez Zavala,  oficial de bomberos del Ayuntamiento de Málaga, puso el énfasis en la importancia de todos los actores en el cumplimiento de los requisitos al construir un edificio, desde el promotor, al proyectista que debe conocer la legislación y justificar su proyecto, hasta el instalador que tomará como referente el proyecto. “Para que todo el proceso sea el adecuado debería haber más control de las edificaciones, y según mi criterio, el cuerpo de bomberos es el más indicado para este control porque es más consciente de lo que entra en juego si un edificio no está protegido”, indicó.

José Miguel Marín, de la Junta Directiva de ASELF, explicó que los fallos en la instalación representan un riesgo para la vida de las personas. “Estos fallos son más comunes de lo que imaginamos, te encuentras con puertas cortafuego inutilizadas, materiales defectuosos, mantenimientos no realizados… Creo que este es el principal reto, concienciar sobre la necesidad de una instalación correcta, dijo.

Jon Michelena, director de Cepreven explico la “Nueva calificación de empresas instaladoras de soluciones de protección pasiva contra incendios”. Michelena informó que “para obtener la calificación, la empresa deberá justificar que cumple los requisitos solicitados, y aportar la documentación pertinente que lo demuestre. Se contrastará la veracidad de la documentación presentada, incluyendo una  auditoría a la sede de la empresa con ese fin.  Una vez verificada toda la documentación, Cepreven otorgará la clasificación, que se irá renovando siempre que se cumplan los requisitos iniciales”.

Por su parte, Santiago Escobedo, asociado y experto en instalación de protección pasiva, señaló que “La solución pasa por la inspección de las obras una vez ejecutada la PPCI, a través de una OCA que compruebe los materiales, los espesores, la trazabilidad. Es la forma de tener la garantía de que la puesta en obra ha sido técnicamente correcta, conforme a lo acordado con la Dirección Facultativa y el contratista y que en caso de incendio, la solución adoptada, funcionará”, recalcó.