La Inteligencia Artificial como parte de la estrategia de negocio

Joe Michael, Solution Architect en IPsoft

No debería existir algo así como ‘diseñar una estrategia de Inteligencia Artificial (IA)’ porque la IA debería ser parte de la estrategia de negocio. Y antes de comenzar a diseñar un sistema de inteligencia artificial, lo que habría que hacer -y muchas empresas aún no lo hacen- es preguntarse a sí mismas cuáles son sus desafíos empresariales y cómo la tecnología puede generar valor y ayudar a sus empleados.

estrategia de negocio

Todos somos conscientes de que la seguridad es uno de los mayores dolores de cabeza para cualquier organización: los hackers buscan constantemente puntos débiles para penetrar en los bancos de datos y la realidad es que sólo necesitan con alcanzar el éxito en su ataque una sola vez han logrado su objetivo, mientras que una empresa requiere que un ejército de personas que trabaje las 24 horas del día para evitarlo.

La industria está luchando por encontrar personal con el conocimiento y las habilidades adecuadas para asumir estos roles, ya que el gran volumen de trabajo requerido para detectar, predecir y actuar sobre estas amenazas está creciendo día a día, y cada vez es más difícil de detectar a simple vista. En pocas palabras, la protección de la seguridad no puede ser administrada sólo por humanos, sino que la tecnología de automatización nos brinda la oportunidad de recuperar el control.

Cómo la IA puede mejorar la seguridad de los datos

Un reciente estudio llevado a cabo por HfS Research, en colaboración con IPsoft, concluyó que los directivos son optimistas respecto al rol que la IA puede desempeñar para ayudar a mejorar la seguridad de los datos. En el estudio, el 59% de los encuestados afirmó estar satisfecho con los beneficios de seguridad obtenidos al implementar herramientas cognitivas.La mejora de la seguridad es uno de los beneficios no previstos derivados de los proyectos de tecnología cognitiva”, señala el informe, “ya que muchas herramientas cognitivas cuentan con elementos de seguridad y privacidad incorporados en su diseño. Aún nos estamos acostumbrando al machine learning y a que la IA proporcionen inteligencia acerca de las amenazas, su detección y respuesta”.

Desafortunadamente, sólo el 13% de los encuestados por HfS consideran que la mejora de la seguridad es una prioridad para el despliegue de la AI – una señal de que los enormes beneficios que la IA aporta a la seguridad -en general y hasta el momento- se han pasado por alto.

Prevención de ciberataques gracias a la IA

Una compañía de juegos online que ha contratado un sistema cognitivo para prevenir ataques de phishing al verificar la identidad de los jugadores antes de responder a sus peticiones al servicio al cliente. El sistema de Inteligencia Artificial comenzó a investigar el fraude entre sus clientes de chat, marcando posibles “phishers” para que un agente humano procediera a una autenticación adicional. Cuando se le presentaba información sobre el cliente, la propia IA siguió con la línea correcta de preguntas consiguiendo más de un 99% de precisión. Pudo detectar por sí misma que aproximadamente el 4% del total de los participantes de los chats eran phishers y al hacerlo, ahorró cientos de horas de mano de obra malgastada e impidió posibles fraudes y robo de datos.

La seguridad impulsada por la IA también puede ayudar a proteger la incorporación de los nuevos empleados y minimizar las amenazas internas de cualquier organización. Por ejemplo, Carestream Health es un proveedor global de sistemas de imágenes médicas y soluciones de IT que está utilizando una plataforma de IA para automatizar la entrega de los portátiles, teléfonos móviles, acceso a sistemas, tarjetas de crédito de empresa o cuentas de viaje (dependiendo de lo que se le haya adjudicado a cada nuevo empleado). Así, en lugar de involucrar a varias personas se contrató nuestro servicio para ejecutar la integración de principio a fin y como resultado, se pudo reducir toda la actividad de incorporación a 10 minutos y en aquellos casos en los que los procesos no pueden automatizarse, se creaba un ticket para escalar la tarea a un empleado humano.

Desde que Carestream ha introducido en la compañía las soluciones de Inteligencia Artificial, ha incrementado la seguridad de la información procesada así como ha reducido el riesgo de errores que pueden desencadenar problemas de seguridad e incluso legales.

Reforzando la primera línea

La seguridad es una prioridad para cualquier empresa hoy en día y como tal debería estar en el eje de cualquier sistema de IA, independientemente de su escala, cómo se implemente o en el sector en el que se desarrolla. Las plataformas de inteligencia artificial ofrecen a las organizaciones la versatilidad de poder implementarse en las propias instalaciones o en la nube, para ofrecer la opción de una implementación más segura disponible con el menor número de puntos de tránsito de datos.

En lugar de llevar los datos del cliente a una nube pública y luego a una red, en nuestro caso, por ejemplo, operamos con enlaces directos a todas las fuentes de datos necesarias. De esta forma, nuestros sistema de IA puede interactuar con clientes y colegas humanos a través de Internet, pero reduciendo considerablemente el número datos potencialmente vulnerables a los que pueden acceder los hackers .

La IA está diseñada para mejorar el potencial de los seres humanos, eliminar el trabajo rutinario y liberar el talento humano para que pueda centrarse en el desarrollo de la innovación. Por ello, al introducir la IA en el sistema de defensa de primera línea, los directivos de las empresas pueden encargar a sus empleados que se dediquen a impulsar el valor comercial y que aborden otras tareas creativas que sólo los humanos pueden desempeñar.

Imágenes: Shutterstock / metamorworks