Los tornos incorporan biometría para su control de accesos

Por Acceso por Huella

Los tornos son una de las opciones más populares dentro de las posibilidades existentes para la gestión de accesos de una instalación. A través de sus métodos de control, tanto por barras metálicas como por puertas bajas de cristal, se permite controlar de forma individual el ingreso de las personas a un espacio concreto, y son varias las maneras de facilitar o denegar el paso a los distintos usuarios.

tornos

Una vez equipado el lugar con uno de estos tornos las opciones de acceso pasan por varias opciones, siempre y cuando no sean de paso libre. Los códigos de seguridad o tarjetas de identificación han sido opciones tradicionalmente comunes que se han ido quedando obsoletas porque no son ninguna garantía completa para las personas, ya que son fáciles de perder o sustraer.

La solución más solvente y segura pasa por la biometría y la utilización de la huella dactilar como método de autenticación único e inimitable. Por tanto, al equipar uno de estos tornos con lectores biométricos en los que posar la huella se les dota de un valor añadido para la gestión de ese espacio.

La rapidez de esta tecnología avanzada se traduce en que en menos de un segundo el aparato detecta la huella del usuario y facilita, o no, su paso. Este sistema de paso individual tan ágil también contribuye a que no se formen aglomeraciones si coinciden varias personas intentando su acceso.

Dentro de las funciones biométricas también se encuentra la de gestionar la tipología o grupos de los que forma parte el usuario. Es entonces cuando estos tornos equipados con lectores de acceso por huella dactilar detectan si ese individuo está, por ejemplo, al corriente de pagosautorizado para ingresar en un área concreto o si se encuentra dentro del horario en el que sus permisos tienen validez.

Espacios con tornos y biometría

Son muchos los espacios cotidianos en los que existen tornos complementados con sistemas biométricos. Los más frecuentes son áreas deportivas como los gimnasios o centros de entrenamiento. La anteriormente mencionada capacidad de este recurso para gestionar aspectos como el cumplimiento de los contratos de los usuarios o sus permisos dentro de la instalación son factores que decantan la apuesta por ellos.

Lo mismo ocurre con polideportivos en los que hay distintos regímenes de usuarios. Puede haber grupos que frecuenten el gimnasio o salas de musculación; otros que han pagado específicamente por las piscinas o zonas de agua; otros que alquilen las pistas de fútbol, baloncesto o pádel; otros pueden directamente tener todos los servicios contratados.

Los tornos que se ubiquen en la entrada de estas salas o puntos sirven para acotar sin margen de fallo o engaño qué servicios disfruta cada uno de los usuarios. Asimismo, ofrece información muy útil sobre el número de personas que acogen las distintas clases o espacios y apreciar así cuáles son las más populares y cómo mejorar las menos demandadas.

Además del mundo del deporte, las oficinas laborales o las fábricas también encuentran en los tornos con biometría una fórmula eficaz para gestionar sus Recursos Humanos. Una de sus principales funcionalidades es la de separar áreas a fin de que solo el personal especializado y autorizado pueda acceder a áreas más sensibles en turnos específicos. Cómo no, la entrada y la salida de los trabajadores también se puede registrar a partir de una tecnología moderna y con la huella dactilar como protagonista.

Imágenes: Shutterstock /wavebreakmedia