Los delitos por ocupación ilegal de inmuebles crecen un 6%

La legislación vigente, el parque de viviendas vacías y la salida de la crisis económica son algunas de las razones de que la ‘okupación’ ilegal continúe creciendo en España. Según el estudio realizado por Grupo VPS, multinacional líder en instalación de sistemas antiokupas, en 2017 se registró el dato más alto:  10.619 delitos y faltas por okupaciones de inmuebles. Se trata de un 5,8 % más que el año anterior. El dato registrado por el Ministerio del Interior rompe la tendencia a la baja conseguida en 2016 cuando el número de okupaciones descendió a 9.998. En total, a Interior le constan 55.049 delitos por okupaciones de inmuebles en los últimos 6 años.

José Fuster, director comercial y de marketing de Grupo VPS,  y Óscar Aragón, director general

Óscar Aragón, director general de VPS asegura que son las grandes capitales las zonas más golosas para los okupas cuyo perfil además ha cambiado. “Nos encontramos cada día con problemas en chalets y urbanizaciones de lujo. El okupa ya no es una familia sin recursos. La lacra son las mafias que proliferan en este negocio de la okupación ilegal”. Sólo en Madrid se han contabilizado 3.918 viviendas okupadas desde enero de 2018.

Según el estudio presentado, el número de denuncias ha descendido por la desconfianza de los propietarios ante la ley. “Los procesos son tan largos y a veces tan poco efectivos que los afectados prefieren pagar en B al okupa para que se vaya de su casa”, señala José Fuster, director comercial y de marketing de Grupo VPS. Fuster ha querido advertir del efecto llamada que puede generar la nueva Ley del Desahucio Exprés que entra en vigor el próximo 2 de julio. La nueva norma, que protege a los propietarios, excluye a las personas jurídicas lo que evita que bancos, cajas de ahorro y fondos buitre puedan acudir a ella. “Creemos que éste puede ser el resquicio que aprovechen las mafias para okupar un amplio parque de inmuebles como es el de los pisos de fondos buitre y bancos”

El problema de la okupación ilegal aumenta durante los meses de verano y en las zonas de Costa. Canarias y la Costa del Sol son las más afectadas. “Se dan las dos circunstancias. El okupa que vive todo el año en la playa porque sabe que los propietarios no llegan hasta julio o los que se adelantan a las vacaciones y se instalan”, recalca Fuster.

La solución está en la prevención. Grupo VPS ofrece sistemas antiokupas para inmuebles que pueden rondar los 120 € al mes y cuya instalación, asegura Óscar Aragón, “reduce las probabilidades de que la vivienda sea okupada por debajo del 1%”.