Los nuevos métodos que utilizan los ladrones para robar

Por Securitas Direct

La tecnología ha avanzado mucho en estos últimos años y por tanto, los métodos que utilizan los ladrones han cambiado. Actualmente, hacen uso de esos avances, y este es el motivo por el que surgen nuevas necesidades a las que hay que enfrentarse. Los ladrones utilizan de forma más habitual los accesos principales de los inmuebles como son las puertas, por lo que existen numerosos métodos relacionados con estas entradas.

Uno de ellos es el llamado bumping. Mediante esta técnica, los ladrones introducen en la cerradura una llave maestra y al darle un golpe en la parte posterior de la misma, hacen saltar los cilindros del bombín. De esta forma, acceden al inmueble sin hacer ningún ruido. Otro método que utilizan es el ganzuado. El sistema de esta técnica se basa en manipular los sistemas del bombín mediante una ganzúa, de tal forma que simula una llave y la puerta se abre. También es común que los intrusos sustituyan la mirilla por una cámara pequeña, con el fin de controlar los movimientos que hay en el interior de la casa.

Si las llaves se encuentran puestas en la cerradura, también pueden hacer uso de un imán y acceder al interior del inmueble, consiguiendo que gire la llave para abrir la misma. De igual manera, también utilizan otra técnica conocida como marcador que sirve para identificar las casas que se encuentran vacías durante mucho tiempo.

Para averiguarlo, los ladrones colocan pestañas de plástico dobladas en el marco de la puerta. Cuando pasan unos días, si este marcador sigue en su sitio es porque no hay nadie en el interior del hogar, y por tanto, la casa está vacía. El impresioning también es otra técnica utilizada por los intrusos que consiste en meter una lámina de aluminio deformable por la cerradura. De esta manera, esta lámina se deforma con movimientos para imprimir las muescas de la cerradura y crear así, una copia de la llave del inmueble.

Las intrusiones también pueden ocurrir en otros accesos del inmueble como pueden ser las ventanas. Para poder entrar al interior, los ladrones utilizan un taladro silencioso. De tal forma que hacen un agujero pequeño en el marco de la ventana y posteriormente, introducen un alambre con el que consiguen girar la manivela o accionar el mecanismo de apertura de la misma. También pueden acceder escalando por la fachada del edificio, ya sea trepando desde el suelo o descolgándose desde la azotea.

Un método muy utilizado son los inhibidores de frecuencia. Mediante ellos, los ladrones bloquean el ancho de banda GSM y radio, inutilizando los móviles y las alarmas que hay instaladas en el interior. De esta manera, solo se pueden transmitir señales, y por tanto avisar a la Central Receptora de Alarmas, en el caso de que se disponga de una red alternativa.

Al igual que los métodos de robo han cambiado, también lo han hecho las tecnologías y dispositivos que detienen estas intrusiones. Existen sistemas de seguridad que tienen diferentes elementos para garantizar y proteger todos los intentos de robo que se puedan producir. Por lo que, conociendo estas técnicas es fundamental tener un sistema de alarmas que cuente con la última innovación en tecnología y además, tener el respaldo de una buena empresa, como por ejemplo Securitas Direct, para poder tener protección en todo momento.

Imágenes: Shutterstock / tommaso79