Retos de futuro para la tecnología aplicada a videovigilancia

Por Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.

Llevan muchos años presentes en nuestras vidas como parte del mobiliario urbano en las esquinas de los edificios, grandes armatostes que contienen cámaras de seguridad para la protección de edificios públicos, militares etc. Pero esto ha cambiado de modo vertiginoso, desde las propias cámaras de seguridad que han reducido su tamaño y mejorado la calidad de la imagen, incluso en situaciones de mala visibilidad por las inclemencias del tiempo o la falta de luz, hasta el no tener que estar pendientes de si se terminan las cintas de los grabadores o poder ver las imágenes en tiempo real a través del móvil.

tecnología de la videovigilancia

Hoy día los circuitos cerrados de televisión han pasado de ser unos simples grabadores de imágenes, o ser una herramienta para el personal de seguridad para vigilar los perímetros desde un centro de control, a disponer de más funcionalidades que no hace muchos años pensaríamos que eran imposibles.

He aquí algunas de las nuevas funcionalidades de las cámaras de seguridad, o en su caso mejoradas.

  • Visión nocturna.
  • Visión térmica
  • Mapas de calor
  • Visión telescópica avanzada
  • Conteo de personas
  • Reconocimiento facial
  • Identificación de placas de vehículos
  • Sistema antivibración
  • Sumergibles
  • Control de intrusión
  • Identificación de objetos faltantes o abandonados
  • Cambio de escena
  • Seguimiento de objetivos móviles
  • Detector de presencia o movimiento

Como vemos un amplio porfolio de funcionalidades que mejoran la utilización y eficacia de estos dispositivos los cuales están evolucionando como consecuencia de las tendencias de las tecnologías: La nube, la analítica y el internet de las cosas.

Hacia dónde vamos….

  • La videovigilancia no es vender unos dispositivos y programas conectados a una red, sino un servicio que ofrece el almacenamiento necesario y el monitoreo del vídeo a la vez que permite que el cliente pueda comprobar lo que ocurre en su bien.
  • La industria de la seguridad debe ofrecer soluciones específicas para problemas específicos. Todo en uno. El cliente busca solucionar un problema o varios problemas y quiere soluciones no productos.
  • La información que genera la videovigilancia debe ser analizada para no desperdiciar las nuevas funcionalidades de los sistemas. No solo se trata de dejar constancia de lo que ocurre sino de millones de datos que pueden ofrecer una valiosa información.
  • La videovigilancia no sólo implica la seguridad de personas, lugares u objetos. También ahora son un elemento indispensable para el control de acceso físico, comunicación bidireccional y la gestión de situaciones de emergencia, en paralelo, y que se pueda manejar desde una distancia considerable. El factor espacio ha dejado de ser un factor primordial.
  • El internet de las cosas ha evolucionado y ha pasado de ser un concepto a una realidad, pero conlleva también desafíos, en cuanto a la ciberseguridad ya que deben conseguirse sistemas bien protegidos para evitar ataques. La evolución que ha supuesto en seguridad las nuevas tecnologías no puede ser a la ver la herramienta perfecta para vulnerar la seguridad que tan apreciada es por todos.

Conclusiones

La seguridad no se puede trocear sino que es integral, los riesgos a los que nos enfrentamos cada vez están menos delimitados por lo que no llegamos a saber de qué nos queremos proteger, de ahí que los sistemas de seguridad deben ser híbridos, por ello cada vez son más los sistemas que integran la opción de vídeo como son los detectores volumétricos para los sistemas de intrusión, o los sistemas para el control de accesos tanto para el conteo de personas, autorización de personas autorizadas con la tecnología para  el reconocimiento facial o de vehículos con la identificación de placas de matrícula.

También los sistemas de protección contra incendios vienen apoyados de sistemas de videovigilancia con la tecnología para mapas de calor o para la verificación y control de incidencias.

Las ciudades han instalado sistemas de videovigilancia a lo largo de sus demarcaciones con el fin de controlar el tráfico y también la prevención del vandalismo entre otras funciones, y es que no es posible tener presencia policial en cada punto de la ciudad.

Por tanto, la videovigilancia adquiere la importancia que se ha ganado gracias a la evolución que ha seguido en los últimos años.

Imágenes: Shuttterstock / alice-photo