Cómo evitar que un intruso se cuele en una vivienda unifamiliar

Por Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.

El deseo de muchas personas es poseer una vivienda unifamiliar, una parcela o un chalé adosado, construcciones a todas luces que nos hacen disponer de espacios que en un piso difícilmente podríamos tener. Pero además también reúnen una cualidad que hace un quebradero de cabeza a sus propietarios, la seguridad, sentirse protegido y además estarlo, dos conceptos que no siempre coinciden. Y no solo cuando no estamos, sino cuando estamos dentro. Veamos cómo proteger estás golosas construcciones.

cómo evitar que un intruso

Conseguimos con mucho esfuerzo nuestro sueño de tener una pequeña parcela, un chalé o un adosado, viviendas con su jardín, planta baja, nuestro garaje a pie de calle, sin vecinos molestos, en algunos casos, y hasta un poco perdidos de la urbe en ocasiones, viviendas para vivir en ellas, o como segunda residencia, pero llega el momento de elegir la mejor manera de proteger nuestra propiedad, tanto cuando no estamos, pero sobre todo cuando si estamos en su interior.

Diseñar un sistema de seguridad parece algo de grandes edificios, empresas y comercios, pero nada más lejos de la realidad, la planificación será más o menos extensa, pero siempre es necesaria, y para ello no debemos caer en manos de la publicidad que prometen poderosas bondades gracias a un Kit de alarma valido para todo.

Asesorarnos es el primer paso que debemos dar, y además por personal con experiencia real, y hay que tener en cuenta que la seguridad no es sólo cuestión de un sistema electrónico de seguridad, sino de un conjunto de medidas que van a impedir, retardar, y avisar de una intrusión, por ello cuanto más efectivas sean las medidas adoptadas para cumplir su cometido, (impedir, retardar o avisar), más probabilidades tendremos de abortar cualquier intento de intrusión en nuestra propiedad, por ello si participamos en la construcción , el asesoramiento debe empezar ahí.

Detectar la intrusión lo antes posible jugará a favor nuestro, por ello el perímetro debe reunir:

  • Protección física que dificulte su flanqueo, vallas o muros con altura suficiente y anti escalado.
  • Detección perimetral, con detectores que soporten suficientemente las inclemencias atmosféricas más comunes en la ubicación de la construcción, con cámaras de seguridad y una buena iluminación para la noche.
  • Protección física con puertas y ventanas de seguridad que impidan un fácil flanqueo, la utilización de rejas para proteger el acceso por las ventanas, desde mi punto de vista, es un arma de doble filo ante un eventual incendio que puede impedir la evacuación de la vivienda y convertir el edificio en una jaula.
  • Detección perimetral del el/los edificios, importante que todos los puntos accesibles estén cubiertos mediante algún sistema de detección, contacto magnético, o de roturas de cristal son buenas opciones para instalar.
  • Dentro de la vivienda la detección volumétrica con triple tecnología son los mejores aliados para la intrusión, camuflándose con el mobiliario y la construcción para pasar más desapercibidos.
  • Disponer de cámaras de seguridad, además de en el exterior, dentro de la parcela, y la vivienda, reuniendo las características necesarias para instalación en exterior y en interior.

Una vez establecidas las medidas y sistemas necesario para estar protegidos nos queda un punto de máxima importancia y que muchas veces se soluciona con “aviso inmediato a policía”, con ello me refiero a que no solo debemos elegir una central receptora de la alarmas eficaz sino que también debemos ser realista en los recursos policiales y de seguridad que se disponen en la zona de ubicación de la vivienda, el comunicado de la central al cuerpo de seguridad competente puede ser muy rápido, pero lo que de verdad importa es el tiempo de reacción y esto no es igual sobre todo cuando nos encontramos en zonas mas despobladas , separadas de las urbes, ya que puede suceder que se dispongan de pocas unidades policiales para atender grandes extensiones de terreno, y a veces la localización de urbanizaciones o parajes también es un factor en contra a tener en cuenta.

Disponer de seguridad privada en una urbanización cerrada, o servicio de acuda que ofrecen las centrales receptoras de alarma garantiza un servicio de respuesta mas eficaz no solo por su personación sino por facilitar la llegada de los cuerpos policiales cuando estos tengan dificultades o dudas para llegar al lugar de los hechos.

Por tanto, Prevención, detección y reacción son las tres fases que deben de estar claramente definidas en un sistema de seguridad para conseguir al mayor nivel de protección, ya que la seguridad 100 por 100 no existe, pero si los medios y medidas para reducir las posibilidades de éxito de una intrusión en nuestra propiedad.

Hay mucho para elegir, pero no demos más pistas al delincuente.

Imágenes: Shutterstock / r.classen