«Los RPAS para videovigilancia añaden un plus a la seguridad importante»

«El uso de RPAS como plataforma aérea, junto con las cámaras de vídeo y cámaras térmicas, todo ello gestionado desde un centro de control remoto, supondrá una revolución en el mundo de la videovigilancia», así lo asegura Juan León, Director de Zona Centro y Director de Operaciones de RPA´s de Pycseca Seguridad, quien a lo largo de esta entrevista explica cuáles son los retos principales para este sector de cara a 2018, entre los que destaca la aprobación del nuevo marco regulatorio de drones.

Rpas para videovigilancia

Para comenzar, ¿podría explicarnos el origen y trayectoria de su compañía en el segmento de los RPA’s/Drones?
—Considerando las posibilidades que ofrecen los drones, el pasado año, iniciamos todo el proceso ante la administración correspondiente, para habilitarnos como operadores de vuelo, y así poder aplicar esta nueva herramienta en algunas de las instalaciones donde prestamos nuestros servicios de seguridad, actualmente estamos habilitados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Pycseca es una empresa innovadora, y ha dotado en la medida de lo posible siempre a su personal, tanto operativo como de gestión de sistemas, de los adelantos tecnológicos para el desempeño de sus funciones, y consideramos que los drones como plataforma aérea, dotados con cámaras de diferentes tecnologías, es la mejor solución para la protección y vigilancia de grandes espacios, también por su capacidad y rapidez en acceder a donde se produzca una incidencia.

—¿Qué productos/servicios con drones ofrecen actualmente?

—Estamos dando apoyo a nuestras instalaciones y servicios de vigilancia en medios rurales como fincas de caza, fábricas, vigilancia Infraestructuras, pantanos, y con la aprobación del nuevo marco regulatorio, esperamos dar cobertura en grandes urbanizaciones, polígonos industriales, grandes superficies, etc.

—¿Cuál es la importancia que cree tendrán los drones en el sector de la seguridad a medio plazo?

—El uso de los RPAS en las labores de videovigilancia permite añadir un plus muy importante en las labores de seguridad. Sin lugar a dudas el uso de RPAS como plataforma aérea, junto con las cámaras de vídeo y cámaras térmicas, todo ello gestionado desde un centro de control remoto, supondrá una revolución en el mundo de la videovigilancia. Raro es el día que los medios de comunicación y sobre todo en televisión, no se mencionan a los drones como colaboradores en algún incidente importante. Es por ello por lo que tienen un fuerte interés general, para su uso en multitud de aplicaciones y tareas.

—La vigilancia con drones por parte de empresas de seguridad se tendrá que coordinar con la que harán los organismos públicos, policía, etc. ¿Cómo es esa coordinación actualmente?

—Nosotros al ser una empresa de seguridad como no puede ser de otra manera estamos sujetos a una estrecha colaboración en esta materia y debemos comunicar los servicios de vigilancia que se realizan con drones, no olvidemos que en esta actividad el piloto además es un vigilante de seguridad, además la ley ya contempla que se debe de colaborar en situaciones de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, así como para la protección y socorro de personas y bienes en los casos en que dichas situaciones se produzcan, cuando les sea requerido por las autoridades responsables de la gestión de dichas situaciones.

—¿Qué opinión le merece que la mayoría de empresas del mercado de drones en España sean Pymes?

—Son múltiples, y diferentes las aplicaciones para uso civil que pueden realizar los RPAS, y por lo tanto hay diversos sectores sobre todo en la captación y toma de imágenes, agricultura, etc., que no requiere de una fuerte estructura como empresa. Nosotros, como empresa de seguridad, nos centramos solo en las tareas empleadas en seguridad, que por peligrosas puedan arriesgar la vida de personas. Desde detección de minas y explosivos, toma de muestras radioactivas y materiales contaminantes, seguimiento y búsqueda de personas, ayudas en la detección y extinción de incendios, grandes catástrofes, etc., y como plataforma en vuelo para videovigilancia.