Los detectores pueden reducir en un 70% las muertes por incendios en el hogar

Por Tecnifuego-Aespi

Los tristes sucesos con los que nos enfrentamos cada invierno especialmente, cuando en los medios se publica una nueva muerte por incendio, resulta lacerante para los expertos de la seguridad contra incendios que llevamos años alertando de un riesgo cuya brecha se intensifica cada invierno, y que a veces tiene como cara la pobreza energética, los descuidos, la falta de información…

los detectoresAunque las estadísticas de 2017 aún no se han cerrado, los primeros datos apuntan a un aumento de las muertes por incendio en el hogar. El comienzo de 2017 de enero a marzo tuvo un claro repunte con más de 40 fallecidos.

Los incendios en viviendas causan entre 130 a 150 personas muertes al año (media anual en la última década). Estos datos obligan a recapacitar sobre qué aspectos se deben mejorar en prevención de incendios. El lamentable resumen destaca que el mayor índice de víctimas mortales en viviendas es un anciano que vive solo; la peor época del año, el invierno; y el lugar donde se registran más siniestros, el salón.

Según el informe de  bomberos y aseguradoras, en 2016 se han contabilizado 175 fallecidos por incendio en España. Las muertes en la propia vivienda ascienden a 133. Los expertos y las estadísticas confirman que es posible reducir un 70% de las muertes instalando un detector de incendios en el hogar.  Este es el caso de Reino Unido* y Francia*, que iniciaron hace años campañas de concienciación y a la vez legislaron a favor de instalar detección de incendios en cada vivienda.

Otros sistemas comunes y básicos para protegerse contra un incendio en el hogar son el extintor y la manta ignífuga.

Un extintor es fácil de instalar, solo es necesario colgarlo en un lugar visible, de fácil acceso y en las zonas de mayor riesgo, como es la cocina. Su uso es sencillo tras un pequeño entrenamiento, que se debería proporcionar en el colegio, como medida básica de seguridad.

La manta ignífuga proporciona seguridad, en casos de conato o incendios pequeños, es muy fácil de usar y eficaz contra el fuego. Este producto,  se ha incorporado a la legislación española recientemente (Reglamento de instalaciones de protección contra incendios, RIPCI).

Las asociaciones del sector: APTB (técnicos bomberos) Cepreven (aseguradoras) y Tecnifuego-Aespi (fabricantes, instaladores y mantenedores sistemas contra incendios) están comprometidos con la sensibilización social del riesgo de incendio y la divulgación de las medidas de prevención y  protección, porque “Los incendios matan” y la protección es posible.

Imágenes: Shutterstock / Phovoir