Cómo controlar los accesos en hoteles y no limitar el movimiento de los huéspedes

Por Antonio Cambronero Ibáñez. Director de seguridad.

Los hoteles son lugares de paso para miles de personas diariamente donde se hospedan por breves estancias por motivos de trabajo u ocio. Hay diferentes clases de hoteles, pudiendo realizar clasificaciones tanto por tamaño, ubicación, uso etc., lo cierto es que en todos existe un denominador común con el que deben de lidiar a diario estos negocios con el fin de que no se conviertan en lugares donde se pueda acceder y permanecer sin un control adecuado.

controlar accesos en hoteles

En un hotel rural o de una pequeña población es sencillo controlar a las personas que entran y salen del establecimiento, sin embargo los grandes hoteles, de grandes capitales o los dedicados al negocio vacacional con verdaderos resorts que reúnen varios edificios si suponen un verdadero reto para la gerencia del negocio el poder realizar un control de accesos que sin llegar a ser limitativo en el movimiento de los huéspedes, tampoco pueda ser un lugar sin control para el deambular de cualquier persona que ni siquiera se encuentre hospedada en el hotel.

Ante este reto se hace necesario que por parte de la dirección del hotel y del departamento de seguridad se establezcan las líneas a seguir para garantizar la libre circulación por sus instalaciones a los clientes por las zonas habilitadas para su uso, pero evitando a su vez que personas ajenas al negocio puedan moverse por los edificios libremente y que además su objeto no sea bien intencionado.

Delimitación

Una primera solución para poder realizar un control de accesos eficaz es una delimitación zonal, cuyo mejor modo de conseguirlo es mediante el diseño estructural del edificio, para asignar a cada zona un determinado uso y los accesos permitidos, así podemos disponer de:

  • Una zona para uso exclusivo del personal del establecimiento.
  • Una zona para uso exclusivo de los clientes, aquí entrarían las habitaciones, comedores, piscinas y salas de ocio.
  • Establecer encuentros de zonas, es decir aquellas donde pueden confluir personal del hotel y clientes.
  • Una zona de libre acceso como pueden ser el hall de entrada y restaurantes para eventos o cafeterías entre otros.

Control de accesos

Una vez establecida las zonas en las que se dividen los usos del establecimiento se deben de concretar los sistemas a utilizar para realizar el control de accesos en cada una de las zonas, además de que una delimitación estructural facilita que cada zona sea utilizada solo por el personal autorizado, se deben concretar otras medidas adicionales para garantizar el control, así podemos disponer de las siguientes soluciones.

  • Para la recepción.
  • Utilización de consolas para una gestión eficaz del control de accesos desde la entrada del cliente al establecimiento.
  • Utilización de software tanto para la gestión de las consolas como de las cerraduras de seguridad que se instalen en el establecimiento, habitaciones u otras estancias donde se acceda mediante tarjetas magnéticas.
  • Para las habitaciones.
  • Cerraduras de seguridad con acceso mediante tarjeta las cuales se pueden configurar según las necesidades que se produzcan además de facilitar información de los accesos que se producen en las habitaciones como se ha expuesto en el punto anterior.
  • Para el personal.
  • Accesos mediante acreditaciones, tipo tarjeta, para el personal fijo que permite una configuración a medida dependiendo de las zonas a las que tendrá acceso cada empleado.
  • Accesos controlados por personal del establecimiento a aquellos que accedan a las instalaciones de modo temporal o provisional, como proveedores, instaladores etc.
  • Zonas exclusivas para clientes.
  • Para estas zonas se pueden establecer accesos mediante acreditación tanto en dispositivos de acceso como pueden ser lectores y tornos de acceso o por el propio personal del hotel como suele realizarse en los comedores.
  • Uso libre.
  • Estas zonas, aunque pueden ser de uso libre como salones de eventos, restaurantes o cafeterías, tampoco puede dejarse sin un determinado control dependiendo de los accesos que posea, desde la calle directamente o a través de la recepción del hotel, por lo que se puede establecer controles puntuales por eventos con personal del hotel o utilizando dispositivos de guía.

También y para evitar los accesos no autorizados por error o intencionados a determinadas zonas a través de salidas de emergencia, por ejemplo, es interesante la instalación de contactos magnéticos a fin de poder controlar estos accesos si se produjeran.

Hoy día no podemos dejar de utilizar las cámaras de seguridad como apoyo a cualquier tipo de sistema tanto de accesos, intrusión, fuego, dado las ventajas y posibilidades que posee hoy día la video vigilancia como medio de comprobación y prevención de sucesos.

Por último, el disponer de personal de seguridad habilitado y formado que supervise los sistemas y compruebe las incidencias es hoy día una necesidad irrenunciable como cualquier otro servicio que se preste en el hotel.

He aquí algunas ideas y sugerencias, todo se debe planificar.

Imágenes: Shutterstock / Syda Productions