«La nueva normativa de drones aporta la seguridad necesaria para que el sector crezca»

Isabel Maestre, directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), expone en esta entrevista exclusiva con CUADERNOS DE SEGURIDAD, las consecuencias que tendrá la nueva normativa de drones recientemente aprobada y que marcará las reglas de juego para un sector que busca su despegue definitivo.

normativa de drones

—Para comenzar, ¿podría ofrecernos datos actuales del sector de los RPA´s –número de operadores habilitados, escuelas autorizadas ATOS,… en España?

—Actualmente hay en AESA 2.702 operadores habilitados, más de 3.500 pilotos, más de 4.100 aeronaves, 74 Escuelas ATOS que imparten cursos de piloto de drones, y 89 organismos entre operadores y fabricantes que imparten formación práctica.

¿Qué aportará el nuevo marco normativo que regulará la actividad de los drones en los próximos años?

—La nueva normativa de drones aporta la seguridad y las garantías necesarias para que el sector de los drones, que es prometedor, crezca de forma consistente y segura, pero también aporta seguridad a la ciudadanía, puesto que esta nueva regulación abarca todos los ámbitos de la seguridad, no sólo la aérea.

—¿Cuál es la importancia que cree tendrán los drones en el sector de la seguridad a medio plazo? ¿Para qué tareas concretas se puede utilizar un dron en el sector de la seguridad?

—El campo de aplicación de este tipo de aparatos es extensísimo y pueden ayudar a mejorar la seguridad y la eficiencia en muchos ámbitos. Además de las ya conocidas en la agricultura, topografía o vigilancia tanto forestal como marítima, cada día surgen nuevas e infinitas aplicaciones, como el uso de drones para el control fiscal, por ejemplo de propiedades declaradas como zonas no urbanizadas y verificar a través de drones que realmente es así.

El uso de drones contra grafiteros, que ya utilizan en Alemania, o el uso de drones contra los furtivos para proteger las especies protegidas. De hecho, todos los días conocemos nuevas utilidades de los drones, para luchar contra las plagas de mosquitos, para vigilar la actividad volcánica, controlar las crecidas fluviales, localizar bancos de pesca, investigar la vida salvaje, levantamiento de planos, filmación de películas o salvamento marítimo.

Pero junto a esas noticias, también surgen otras sobre drones que realizan actividades bien distintas, sobrevuelan centrales nucleares, graban instalaciones militares, interfieren las comunicaciones, o se utilizan como armas en el ámbito civil. Y creo que en ese ámbito entra el papel del sector de la seguridad, los drones nos permitirán realizar labores de vigilancia y seguridad en todas estas áreas de forma más exhaustiva y segura, sin poner en riesgo vidas humanas.

—En entrevistas anteriores ha asegurado que uno de los principales objetivos de la industria de los RPA´S, es conseguir un sector robusto y profesionalizado, ¿qué acciones lleva a cabo AESA para potenciar este aspecto?

—La Agencia trabaja de forma directa con el sector, consideramos que es fundamental conocer las necesidades para poder regular y trabajar de forma efectiva, no debemos olvidar que es una tecnología que está en constante evolución. Por ello, hemos creado una Comisión Asesora de RPAS de AESA, de la que forman parte representantes del sector, desde empresas, pilotos, escuelas, clientes de las empresas de drones, etc.
Esa Comisión tiene por objetivo trabajar por y para el desarrollo robusto y seguro de este prometedor sector.

—La seguridad es uno de los grandes temas a tener en cuenta en el ámbito de la industria de RPA´s, ¿qué papel debe jugar para impulsar el desarrollo de un sector en continuo crecimiento?

—De la seguridad depende el futuro del sector. Todas las posibilidades que tiene el desarrollo de los drones, se acabarían si no fueran seguros. Y hablo de un ámbito muy amplio de la seguridad. Hay que garantizar la seguridad del resto de las aeronaves con las que comparten el espacio aéreo. Hay que asegurar que las personas y los bienes en tierra no corren peligro, y por supuesto, que estas aeronaves pilotadas por control remoto no son utilizadas de forma ilícita. Sin seguridad no hay sector.

—¿Cuáles son los retos principales para el sector de cara a 2018?

—El principal reto para AESA en el ámbito de los drones es la aplicación de la nueva normativa, que se haga de forma adecuada, equilibrada, que permita el desarrollo del sector y aseguré la seguridad de todos. Además, de seguir trabajando en el desarrollo de la norma que sea necesario como consecuencia de la evolución tecnológica de la misma.

—¿Cómo está el sector en España, en relación a Europa?

—España ha sido uno de los países pioneros en el desarrollo de la normativa de drones en Europa, y a nivel internacional. De hecho, nosotros tenemos norma desde hace tres años y ahora estrenamos una nueva normativa más amplia y más completa. La nuestra llega antes que la europea, y de hecho, la experiencia de los países que tenemos norma está siendo clave en el desarrollo de la regulación europea. ●