España, líder de la UE en robo de identidad en internet

Siete de cada 100 internautas españoles han sido víctimas de robo o abuso de datos personales o de información privada en el último año, según Eurostat, el organismo de estadísticas europeas. Este dato convierte a España en el país de la Unión Europea con más víctimas afectadas por el robo de identidad, ya que se sitúa por encima de la media del resto de países de la Unión Europea (4%).

robo de identidad en internet

Durante los últimos años, el mundo digital ha visto cómo uno de los delitos que se propaga con mayor velocidad es el robo o usurpación de identidad, es decir, la apropiación de una persona por parte de un tercero. Por medio de esta práctica, se puede hacer uso de determinados recursos como el acceso a la cuenta corriente bancaria, la obtención de créditos o la contratación de servicios y/o productos haciéndose pasar por otra persona.

Asimismo, Eurostat indica que un usuario tarda, de media, 5,4 meses en percatarse de que está siendo víctima del robo de identidad. Además, es importante destacar el hecho de que el robo de identidad no sólo afecta a los usuarios cuyos datos han sido usurpados, sino que también tiene efectos negativos para las empresas, ya que realizan inversiones en acciones que finalmente no se materializan. El principal motivo tras el fraude de identidad consiste en la contratación de servicios o productos a través de comercios electrónicos haciéndose pasar por otra persona. Por tanto, las propias empresas que prestan servicios a estos clientes juegan un papel fundamental en la lucha contra el fraude de identidad digital.

“El mundo digital ha dado un vuelco radical al mundo del crimen, y prueba de ello es que el robo de identidad es el delito que más rápido crece en todo el planeta”, indica Antonio Camacho, fundador de Hocelot, una compañía 100% de capital español especializada en la obtención de datos de usuarios en tiempo real. “Hace años, cuando alguien robaba una cartera, el único botín que podía extraer era el dinero en efectivo; sin embargo, en la actualidad los datos personales (en especial aquellos que dan acceso a cuentas bancarias, redes sociales, etc.) han adquirido un valor incalificable”, añade Camacho.

Conscientes de este hecho, Hocelot pone a disposición su amplio abanico de servicios de Smart Data y Smart Analytics, destacando ID Check & Fraud, que permite analizar y verificar en tiempo real infinidad de datos online. Este servicio es capaz de identificar de forma única a un usuario, eliminando así los altos porcentajes de pérdidas económicas en las empresas por fraude de identidad o la obsolescencia del dato. Por otra parte, estos análisis se centran en aspectos personales, verificando la fidelidad de los datos introducidos por el usuario a la hora de formalizar una compra online y comprobando, por medio de otras variables, que esos datos corresponden a ese usuario y que, por tanto, no son falsos.

 

Imágenes: ShutterstocK / Frank Peters