Cómo controlar el acceso al hospital sin perjudicar a usuarios y profesionales

Por Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.

Los centros hospitalarios en lo que a organización y gestión del control de accesos se refiere reúne una serie de necesidades que hacen un tanto complejo su diseño. La libre circulación por el edificio de enfermos, acompañantes y visitantes debe compaginarse junto con la restricción de zonas de uso exclusivo para personal sanitario, administrativo, de servicios o logística entre otros para garantizar los derechos de todos los implicados.

acceso al hospital

Los hospitales suponen un importante reto para cualquier responsable de seguridad, ya que los que acudimos a ellos como pacientes o de visita nos gusta deambular por ellos libremente sin que nadie nos pregunte adónde vamos. Pero esto no puede ser así sin ningún tipo de restricción puesto que hay zonas donde no se puede permitir que cualquier persona este paseando de un lado a otro, tales como la zona de quirófanos, consultas, salas de cura, laboratorios, zonas de internamiento especiales como pueden de ser de atención psiquiátrica, custodia de detenidos, ingresados etc. o también de zonas de administración, servicios como cocinas, lavanderías o vestuarios del personal, por lo que se debe garantizar un uso adecuado de cada zona del centro hospitalario según su función.

Para comenzar con una buena planificación del control de accesos lo primero es el diseño constructivo del edificio, se debe pensar antes cual será su uso para diseñar este acorde con las necesidades funcionales que va a poseer el centro.

Con este paso habremos ganado un buen camino para que cada zona quede delimitada por barreras arquitectónicas de modo que después habrá que trabajar en establecer que tipo de control de accesos queremos establecer en cada zona.

Podemos establecer las siguientes zonas con diferentes niveles de control, y todas ellas controladas por el centro de control de seguridad, así tendríamos:

  • La zona de uso exclusivo para personal sanitario, esta debe disponer de un control de accesos que:

Establezca restricciones por grupos de usuario tanto por zona como por tiempo.

Sea anti-retorno, evitando que el personal comparta las tarjetas.

 Efectué un Listado de incidencias que se produzcan.

Active dispositivos (CCTV, Alarmas, etc.)

  • Zona para la ubicación de administración y servicios generales del centro, con acceso exclusivo para personal autorizado y una zona para acceso de proveedores en donde es conveniente delimitar un horario de descarga controlado por personal de seguridad.

Para estas zonas existen avanzados productos de control de accesos y que siempre es recomendable apoyar por CCTV.

  • Zona de uso por el público en general. Esta es la zona más complicada, ya que el libre acceso y circulación por el centro no puede ser una carta en blanco ya que también debe de controlarse quien se mueve por cada zona.

Dentro de esta zona tendríamos la zona de consultas, la de hospitalización y la de urgencias, zonas que además confluyen con la de acceso restringido a personal sanitario. El personal que por estas zonas deambula además del correspondiente al centro, tendríamos a aquellos que acuden para ser asistidos junto con acompañantes y las visitas que acuden a la zona de hospitalización.

Soluciones cada vez más utilizadas en los centros hospitalarios son:

  • Para la gestión de los ascensores.

Lectores en las puertas de llamada, reservando para uso exclusivo de personal sanitario los que se determinen.

Lectores en el interior de las cabinas controlando la botonera y activando solo los pisos a los que se pueda acceder libremente.

Priorizar las llamadas de urgencias.

Bloqueo de una cabina en una planta.

Reservar el uso según grupos de acceso en franjas horarias.

  • Para el control de pacientes.

Instalando receptores en puertas de salida, de este modo el sistema controla el paso de las personas que llevan un dispositivo de control dando la alarma e incluso si una pulsera se acerca a la salida, se puede bloquear la puerta, haciendo que esté abierta para el público en general si no hay ningún paciente próximo.

  • Para el control de visitas.

Con el fin de evitar aglomeraciones innecesarias en las habitaciones de los pacientes, se puede asignar un número de visitas máximas simultáneas por cama, de este modo el sistema controla cada habitación y no deja entrar las visitas de un paciente si supera el número de máximo autorizado.

Igualmente, con la tarjeta de visita, se habilitan las plantas autorizadas por visitante en los ascensores.

Gracias al avance de la tecnología disponemos de un gran abanico de soluciones en materia de control de accesos las cuales podemos ir aplicando a las necesidades de un centro hospitalario según el nivel de restricción que debamos adoptar, pero sin dejar ninguna zona al azahar y siempre apoyados por otros sistemas como alarmas y cctv , personal de seguridad y con la coordinación del centro de control de seguridad

Imágenes: Shutterstock / ESB Professional