Cómo conseguir una detección de la intrusión a tiempo

Por Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.

Muchos de los sistemas de intrusión que se ofrecen hoy día se basan en la instalación de detectores volumétricos dentro de la propiedad a proteger lo que conlleva que la detección de la intrusión se produzca cuando es demasiado tarde e incluso cuando ya se hayan producido daños y sustracciones en la propiedad.

detección de la intrusión

Cada propiedad  tiene sus  circunstancias propias, pero hay que tener claro que una intrusión debe ser detectada lo antes posible, ya que cuanto antes tengamos indicios de que se está produciendo una intrusión  dispondremos de  tiempo con el cual podremos reaccionar a tiempo para abortar la intrusión o detener a los autores.

Los elementos de detección perimetral deben ser los primeros a tener en cuenta en el diseño del sistema de seguridad, aunque  nos encontraremos con propiedades donde salvo en la puerta de entrada no procedan más elementos perimetrales, tales como en viviendas u oficinas ubicadas en bloques de edificios, sin bien en este tipo de construcciones tendríamos otras soluciones en materia de seguridad pero cuya instalación correspondería a la comunidad de propietarios del edificio.

En los  casos en los que alrededor del edificio o edificios a proteger se cuente con una extensión de terreno que este delimitada con algún tipo de barrera física, muro o vallado, si podremos realizar un primer círculo de detección perimetral apoyado por cámaras de seguridad que permitan la verificación de la intrusión y la adopción de las medidas oportunas, aviso a policía y/o servicios de emergencia

Los detectores perimetrales al igual que otros elementos para sistemas de seguridad han ido evolucionando tecnológicamente pudiendo soportar las inclemencias del tiempo perfectamente, además deben ser  bien ubicados para evitar ser vistos y saboteados.

Pero en los casos de no disponer de un área alrededor de la propiedad a vigilar, ¿Cómo podemos conseguir una detección temprana?

Además de los detectores perimetrales, los contactos magnéticos son elementos idóneos tanto para puertas como para ventanas  cuando a través de estas se puedan acceder desde el exterior por encontrarse en planta baja o primera planta.

En los casos de comercios con grandes escaparates la instalación detectores de roturas de cristal es otra óptima solución, aunque se cuente con barreras físicas como persianas o rejas móviles.

Con los contactos magnéticos y en su caso detectores de rotura de cristal podemos crear otro anillo de seguridad , que podría ser el segundo si disponemos de un área alrededor del edificio como hemos comentado arriba, o ser el primero en caso de ser la primera barrera de entrada.

Hoy día la instalación de cámaras de seguridad como apoyo a los sistemas de intrusión es prácticamente una necesidad imperiosa, ya que permite una verificación en tiempo real y en su caso la captación de imágenes para posteriores diligencias de investigación.

Una vez dentro del edificio, en el segundo o tercer anillo de seguridad, según las circunstancias, es cuando procede la instalación de video detectores volumétricos, instalados de modo que cualquier rincón de la construcción quede protegido por uno de los elementos instalados.

Por tanto cuando una propiedad solo cuenta en el diseño de su sistema de seguridad con  elementos de detección en su interior, debemos de tener en cuenta que en el caso de producirse una alarma real, estaremos ante una intrusión consumada por lo que respuesta que podamos realizar será insuficiente para abortarla, algo con lo que juegan los delincuentes profesionales realizando el robo en un tiempo mínimo a sabiendas de que por muy rápida que sea la respuesta les dará tiempo suficiente para conseguir su botín.

El diseño de un sistema de seguridad no es algo exclusivo de grandes instalaciones sino que cada caso deberá contar con el suyo propio adaptado a sus características y teniendo en cuenta siempre que cuanto antes se detecte un intento de intrusión más a tiempo estaremos de evitarlo o neutralizarlo.

 

Imágenes: Shutterstock / Bertold Werkmann