Claves para conseguir la máxima protección de la vivienda

Por Alfredo Gutiérrez. Business Development Manager Iberia. Mobotix AG

Según una encuesta de la OCU, Organización de Consumidores y Usuarios, realizada a una muestra representativa de la población española, un 6% de los hogares sufrió un intento de robo en los últimos cinco años. Y pese a que un gran porcentaje de los perjudicados procedió a denunciar, en el 74% de los casos no se logró identificar a los delincuentes.

protección de la vivienda

Obviamente, estos datos causan alarma en la sociedad, provocando que la seguridad ocupe un espacio fundamental en los hogares españoles. Tanto es así, que el mismo estudio de OCU extrae que, en España, las familias invierten una media anual de 1.974€ en medidas de seguridad.

Es por ello, por lo que, más allá de los consejos básicos y medidas disuasorias como contar con cerrojos de calidad en puertas y ventanas, la colocación de rejas en viviendas a pie de calle o cerrar la puerta de entrada siempre con llave, es necesario contar con un sistema de seguridad que garantice la protección de la vivienda las 24 horas del día, incluso, cuando no se encuentre nadie en su interior.

¿Qué características debe tener el sistema que instalemos en el hogar?

Para obtener la mayor utilidad y alcanzar los mejores resultados, el sistema de seguridad que integremos debe tener ciertas características que potencien la protección y aumenten el confort en la vivienda. Ante todo, lo primordial es disponer de cámaras de seguridad de alta resolución capaces de identificar a posibles intrusos. Pero, además, lo adecuado, es que estas cámaras dispongan de un software inteligente de detección de movimiento, ya que de esta forma, podremos detectar a esos intrusos antes incluso de que traspasen los límites de la propiedad.

En este sentido, lo ideal es instalar una solución capaz de ignorar los cambios redundantes, como objetos y personas que no representen un peligro real para nuestro hogar, reduciendo drásticamente el número de falsas alarmas. Una tecnología que detecte con precisión la actividad humana y de vehículos y que, además, permita detectar, por ejemplo, el nivel de ruido, el movimiento (PIR), la temperatura o la luminosidad. Como valor añadido, si el sistema se gestiona directamente a través de la cámara, conllevará un ahorro considerable para el usuario.

Asimismo, es recomendable contar con un videoportero IP modular, a ser posible, de al menos 5 megapíxeles y que registre sonido para que grabe todo cuanto ocurre delante de la vivienda. Si optamos por esta vía, es importante que el sistema cuente con tecnología Hemispheric, que pueda ofrecer una vista sin ángulos muertos, de pared a pared y de suelo a techo, con una visión panorámica de 180º.

Además, otra solución que puede sernos muy útil en cuanto a la seguridad de los hogares es que el videoportero integre intercomunicación instantánea con función de apertura remota desde cualquier lugar del mundo. Esto es interesante, por ejemplo, cuando olvidamos cerrar la puerta de casa o cuando no encontramos las llaves, puesto que esta solución ofrece la posibilidad de acceder sin llave mediante código PIN, transpondedor RFID o, a través de una aplicación.

En definitiva, es de vital importancia que los hogares estén equipados con tecnología de última innovación, capaz de ir un paso por delante de los ladrones, evitar cualquier tipo de altercado y proporcionar la máxima protección. Recapitulando, es aconsejable contar con cámaras de seguridad de alta definición para identificar con claridad a posibles intrusos; un software inteligente de detección de movimiento, capaz de divisar con precisión la actividad alrededor de la vivienda; así como, un videoportero, a poder ser, con función de intercomunicación instantánea y una visión de 180º