Toledo regula su casco histórico con un sistema de control de accesos telemático

La ciudad de Toledo cuenta con un nuevo sistema de control telemático de acceso a las zonas peatonales en su Casco Histórico, basado en la aplicación de nuevas tecnologías para la identificación de las matrículas de los vehículos autorizados. Este nuevo sistema se ha desarrollado dentro del programa Toledo Ciudad Inteligente, que está siendo realizado en la capital de Castilla-La Mancha por el Ayuntamiento y Red.es y cofinanciado con fondos FEDER.

Toledo regula su casco histórico

La iniciativa Toledo Ciudad Inteligente se plantea como una herramienta para conseguir un objetivo estratégico como es el bienestar social y económico de los ciudadanos a partir del uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs) basadas en la infraestructura digital y en servicios digitales, construyendo una ciudad gestionada de forma más eficiente y sostenible en sus recursos, ofreciendo, además, a sus ciudadanos mejores servicios.

En ese ámbito se enmarca el desarrollo de un proyecto para mejorar el control de acceso para residentes a las zonas restringidas de tráfico en el Casco Histórico, mediante un sistema de OCR (Optical Character Recognition), que permite la identificación de los vehículos autorizados por lectura de sus matrículas.

Actualmente el Casco Histórico de la ciudad de Toledo dispone de 13 puntos de control de accesos mediante pilonas electrohidráulicas. Sólo algunos de ellos ya disponían de este sistema óptico de lectura, habiéndose generalizado ahora el mismo gracias a la iniciativa Toledo Ciudad Inteligente, con una inversión de 180.000 euros. Las obras han sido ejecutadas por la empresa SICE.

En este sentido, el concejal de Movilidad, Juan José Pérez del Pino, ha apuntado que este nuevo sistema de reconocimiento de matrículas mejora “sensiblemente” las condiciones de acceso al Casco Histórico ya que además de favorecer la fluidez de tráfico, aporta mayor seguridad al entorno al permitir conocer qué vehículos concretos discurren por el mismo al que tienen acceso 3.307 matrículas.

Por otro lado, ha señalado que esta iniciativa va a permitir la supresión de las actuales tarjetas con las que se gestiona la entrada al Casco Histórico a través de los pivotes que “ya no se renovarán cuando caduquen” para terminar desapareciendo. El coste que supone al Ayuntamiento estas tarjetas oscila entre los 12.000 y 15.000 euros, ha dicho Pérez del Pino.

 

Imágenes: Shutrterstock / Noradoa