De los grandes detectores volumétricos a la triple tecnología

Por Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.

Los sistemas de seguridad ya forman parte de la dotación de cualquier edificio de nueva construcción, y es que la necesidad de seguridad del ser humano es una necesidad vital para su transcurrir diario. Hoy día se dispone de una amplia variedad de soluciones para cualquier tipo de edificación y sea cual sea su ubicación. Con la elección acertada de los elementos necesarios y una buena planificación el amigo de lo ajeno lo tiene más difícil.

Lejos han quedado aquellos sistemas de alarma con grandes detectores volumétricos, con enormes centrales que necesitaban de una línea telefónica fija para poder trasmitir la señal de alarma a un centro de control, con cajetines en las fachadas donde se incluían las sirenas y todo previamente cableado, muchas veces a la vista y sin nada que cubriera los hilos.

evolucion de los sistemas de intrusion

Las falsas alarmas eran abundantes con estos dispositivos, que con el aire o un pájaro se disparaban, ya que se basaban en la temperatura y el movimiento solamente y conectaban las sirenas las cuales no se podían parar hasta que el responsable llegara y la desconectara con gran molestia para todo el vecindario.

Hoy día todo es mas sofisticado, detectores con triple tecnología que permiten una detección más eficaz, eliminando las falsas alarmas y permitiendo que nuestras mascotas estén por la casa, aunque la alarma esté conectada, detectores con cámaras incorporadas que permiten a las centrales receptoras de alarmas visionar el lugar donde se ha disparado una alarma tomando la decisión más adecuada.

Aplicaciones

Aplicaciones que permiten que los propietarios vean su vivienda desde su teléfono móvil o saber cuándo alguien autorizado ha entrado en casa o en un negocio y así un largo, etc.

Pero la tecnología, en lo que respecta a la seguridad, puede ser ineficaz si no hacemos un uso inteligente de esta.

La instalación de un sistema de seguridad no se trata de coger tres elementos de detección y colocarlos donde mejor nos parezca obviando un diseño previo en el cual debemos de tener en cuenta una serie de premisas como son los riesgos que queremos evitar, cuáles son las características del edificio, la presencia de personas, la ubicación etc.

Porque el diseño de un sistema de seguridad no es algo reservado para grandes instalaciones, cualquier lugar debe de tener el suyo.

Debemos de tener en cuenta que las funciones de un sistema de alarma se basan en el PAR, (Prevención, Alerta y Reacción).

  • La prevención que realiza un sistema de seguridad se basa por un lado en los carteles disuasorios informando de la instalación de un sistema de seguridad en el edificio y por otro lado en el propio sistema que realiza auto chequeos de todos los elementos para comprobar su buen funcionamiento y evitar que en caso de alarma real alguno de estos no funcione correctamente.
  • La alerta consiste en la activación del sistema ante una detección real de una intrusión en la zona protegida trasmitiendo esta a la central receptora de alarmas en donde deberán de realizar las gestiones oportunas de comprobación y aviso a los servicios de seguridad correspondientes.
  • Por último, en la reacción es cuando o bien los cuerpos policiales o el personal de seguridad privada, si se cuenta con este servicio, intervienen con el fin de comprobar los hechos que se han producido y detener a los autores.

De los tres puntos anteriores el segundo es el mas importante de todos ya que la alerta no se va a producir mientras ninguno de los elementos de detección se active, y para ello debemos de realizar la instalación de modo que la intrusión se detecte lo mas pronto posible, es decir, en el momento que se intente acceder a la vivienda, negocio o empresa, y esto no siempre es por los accesos habilitados sino por cualquier lugar que permita introducirse a un inmueble.

Esto que puede parecer básico y evidente, no debe de serlo cuando hoy día vemos instalaciones de seguridad donde por ejemplo un jardín de un adosado no posee ningún tipo de protección e incluso podemos acceder al salón de la vivienda sin que nos hayamos encontrado todavía ningún elemento de detección, un craso error que hace ganar tiempo al intruso y por el contrario perder tiempo para reaccionar.

Por todo lo comentado con un diseño exclusivo para la instalación que pretendemos realizar conseguiremos:

  • Que el sistema cumpla su función primordial, PAR.
  • Mostrar profesionalidad de cara al cliente.

Evolucionemos todos juntos.

Imágenes: Shutterstock / Phovoir