Detección de incendios en los hogares

Comité de Detección de Tecnifuego-Aespi

Durante los años 70 y 80, el Reino Unido sufrió un incremento dramático en el número de muertes por incendios domésticos. 1987 marcó el récord de incendios en viviendas en el Reino Unido, alcanzando la terrible cifra de 831 muertes por incendio. El porcentaje total de hogares equipados con un detector de humo solo alcanzaba al 8 %. Casi 30 años después, se estima que el número de hogares con detector alcanza al 85%. Además, el número de muertes por incendio ha disminuido a 258, lo cual representa una caída de alrededor el 70%.

En esa época, se identificó que el 35% de las muertes por incendios habían sido ocasionadas por la presencia de poliuretano (PU) en el mobiliario, debido a su alta inflamabilidad y la emisión de gases tóxicos durante un incendio. Dando respuesta a esta problemática, se introdujeron regulaciones de seguridad contra incendios el 1 de noviembre de 1988, incluyendo que el mobiliario tuviese un tipo de reacción frente al fuego.

Pero lo que se estimó más grave fue que la mitad de estas muertes se debió a la imposibilidad de escape por la ausencia de alguna advertencia o alarma en el inicio del fuego.

El gobierno optó por una medida valiente, en 1992, introduciendo el requerimiento de instalar detectores de humo alimentados por red eléctrica, con batería de respaldo, en las Normativas de Seguridad de los Edificios en el Reino Unido.

Además, se inició una campaña de concienciación sobre las ventajas de los detectores autónomos, de menor precio que los que se usaban, principalmente en comercios, e igualmente eficaces ante un incendio en el hogar.

detección de incendios en los hogares

Esta combinación de actividades logró un aumento de 77% en el porcentaje total de hogares equipados con un detector de humo, junto con una disminución del número de muertes a 518 en el año 2000.

Estrategia publicitaria

En 1998, para reforzar el impacto de los mensajes de protección contra incendios, se crea el Centro Comunitario Nacional de Protección Contra Incendios para desarrollar una estrategia nacional de seguridad contra incendios en las comunidades de vecinos, junto a los Servicios de Incendios y Rescate del Reino Unido.

El Centro creó el logo y el eslogan «El Fuego Mata – Usted lo puede prevenir» (una marca registrada del gobierno) y la contundente campaña «Las Excusas Matan – Compruebe su Detector de Humo», además de una serie de folletos e informaciones en materia preventiva.

Los primeros ejemplos de anuncios televisivos con estos mensajes directos contenían tomas de lápidas funerarias y epitafios que concluían con el eslogan «Las Excusas Matan – Compruebe su Detector de Humo».

En 2001, a la campaña se sumaron ayuntamientos, compañías aseguradoras, fundaciones y fabricantes de detectores de humo. El gobierno permitió que estos socios utilizaran la marca «El Fuego Mata» en sus embalajes, folletos y puntos de venta, de manera que llegaran al público más eficazmente.

Siguiendo recomendaciones del Reporte Bain de 2002 sobre los Servicios de Incendios y Rescate, el gobierno encomendó a éstos que llevaran a cabo comprobaciones de seguridad en los domicilios, además de instalar detectores de humo con baterías de larga duración (10 años) en los hogares más vulnerables.

En las viviendas de nueva construcción, se instalan detectores con conexión a la red eléctrica y con baterías de respaldo.Estudios recientes muestran que el número de muertes por incendio ha llegado a un mínimo histórico de 258 fallecidos en el último año. Esta reducción es el resultado de una combinación de diferentes factores, como legislación de mobiliario; requerimiento de instalación de detectores en nuevas construcciones; campañas nacionales para la prevención y el esquema de comprobaciones e inspección de detectores de humo en los hogares.

El ejemplo de Francia

En Francia es obligatoria la instalación de un detector autónomo de incendios en todas las viviendas desde marzo de 2015, pasados casi dos años desde la implantación de dicha norma se empieza a ver el impacto de dicha medida tomada en ese país, incluso se ha creado un portal para mostrar una estimación de las vidas salvadas por la instalación del detector. En 2016, fueron 277 vidas salvadas y en 2017 ya van más de 135 personas salvadas.Las razones para que hubiera una concienciación en Francia sobre la obligatoriedad de la instalación de los detectores fueron las siguientes: El incendio es la segunda causa de accidente doméstico que provoca más muertes en menores de 5 años.

detector de incendios en los hogares

Según el Ministerio de Vivienda francés, se produce un incendio cada dos minutos, causando entre 600 a 800 muertes por año y el 70% de los incendios mortales se producen por la noche, cuando las personas duermen.Esa normativa nació ligada a los seguros del hogar, de modo que debe haber al menos un detector de humo en cada vivienda asegurada para que el seguro sea válido en caso de incendio. La legislación francesa especifica que los detectores de humo deben estar certificados y, aunque pueden ser alimentados mediante pilas o externamente, obliga a que tengan autonomía en caso de fallo del suministro eléctrico como mínimo de un año.

La normativa francesa aconseja que los detectores de humos no estén instalados en zonas que puedan generar falsas alarmas, como cocinas o baños, y que estén cerca de los dormitorios. Así mismo, indica que los propietarios del inmueble deben de responsabilizarse de realizar un mantenimiento adecuado para que los detectores de humos estén en perfecto estado de funcionamiento.

El caso español

En España, no se exige aún detectores autónomos en las viviendas, a pesar de haberse demostrado que su instalación salva vidas. Los diferentes estudios realizados en España por las aseguradoras y asociaciones de bomberos indican la conveniencia de instalar detectores autónomos en las viviendas, aunque solo sea de personas vulnerables, como ancianos y discapacitados.

Aunque la instalación de detectores de incendios para la protección en viviendas de mayores está cada vez más extendida, aún no es suficiente. Las campañas de concienciación llevadas a cabo desde colectivos de bomberos, como APTB (Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos), y asociaciones del sector, como TECNIFUEGO-AESPI, Asociación que agrupa a fabricantes e instaladores, están dirigidas a concienciar a los legisladores y a la sociedad en general de las ventajas de instalar un detector autónomo.

La justificación de esta medida viene dada por las estadísticas de muerte por incendio en las viviendas de los últimos diez años, cuyo balance no desciende sino que en determinados años asciende, bien por el aumento del frío, bien por la escasez de recursos derivada de la crisis, etc. El número de fallecidos al año por incendio supera siempre  el centenar. En esta siniestra estadística,  se repiten estas variantes: los fallecidos son personas mayores de 65 años, el mayor número de muertes se produce de noche y el mayor número de incendios resulta en invierno.Estos datos han llevado a la instalación de detección de incendios en las viviendas de ancianos en algunos ayuntamientos, tales como el de Ponferrada (León), Alcorcón (Madrid); Sestao, Derio, Ugao,  Abadiño (y otros municipios de Vizcaya); San Sebastián, Oñati, Elorrio (y otros municipios de Guipúzcoa), Laredo (Cantabria),  municipios de Burgos, Palencia,  La Unión (Murcia)  y pronto lo harán en Baracaldo,  Cáceres,  Castellón, etc.

Esta medida debería ser ejemplo para el resto de municipios y para trasladarlo como exigencia normativa a escala nacional.El Código Técnico de la Edificación (CTE), exige una serie de medidas de protección contra incendios, pero a juicio de los especialistas son insuficientes.

Por ello, desde TECNIFUEGO-AESPI, en colaboración con otras entidades y asociaciones, se está trabajando para que las autoridades incluyan la obligatoriedad de instalar un detector autónomo en los edificios de vivienda (interior y zonas comunes).

Conclusiones

En Reino Unido y Francia ha descendido el número de muertes por incendio desde que la legislación obligó a instalar detectores de incendio en las viviendas• La legislación española, como ya sucede con la francesa e inglesa, debería exigir instalar detectores de incendios autónomos en las viviendas. • Un detector es un vigilante permanente, puede alertar de un incendio las 24 horas del día y 7 días de la semana.• Un detector autónomo es fácil de instalar y tiene un precio asequible.• Los detectores proporcionan gran seguridad, ya que son los equipos más precoces que avisan del posible incendio.

Imágenes: Shutterstock /Speedking