Seguridad & RPAS, retos y oportunidades

Por Víctor Hernández Segovia. Eulen Seguridad

En la actualidad están muy de moda los sistemas aéreos no tripulados, más conocidos como drones, aunque su origen proviene del acrónimo inglés RPAS –Remotely Piloted Aircraft Systems-. A pesar de que la mayor parte de la gente considera que estos sistemas son de reciente creación, la realidad es que no es así.

eulen dron

Los orígenes de los drones comenzaron en el año 1916, con el diseño de una aeronave no tripulada para ser cargada de explosivos, por parte de un científico militar, con el fin de evitar el uso de los zepelines en sus bombardeos sobre el sur de Inglaterra, demostrando así que existía la posibilidad de controlar un pequeño y novedoso biplano a través de radio.

La versatilidad que otorgan estos dispositivos radica en el gran número de aplicaciones que existen en el mercado y su bajo coste, que los hacen perfectos para la realización de casi cualquier tipo de tarea, siempre que la normativa vigente lo permita.

La aplicación en el sector de la seguridad privada, donde su aplicación permite aumentar la eficiencia y eficacia de los servicios, abre un nuevo escenario de retos y oportunidades en el mercado de las tecnologías.

En este contexto, buscamos nuevos retos y con ello aportar soluciones que permitan conseguir una seguridad única e integral, revolucionando así el campo de la seguridad y la vigilancia con el uso de sistemas aéreos no tripulados.

Hemos desarrollado una serie de servicios que permiten cubrir cualquier sector empresarial, vigilando desde infraestructuras críticas a bienes e inmuebles, pasando por acuartelamientos militares, soporte y apoyo a las intervenciones convencionales de seguridad, a las tareas convergentes de seguridad y mantenimiento, monitorización y apoyo en caso de emergencias, localización, monitorización y soporte en incendios forestales, levantamientos de planos topográficos y cartografía, así como apoyo a los sistemas de comunicación.

Cómo elegir una aeronave

A a la hora de elegir una aeronave, cuando se realiza una consultoría estratégica y de vigilancia integral, es clave conocer qué necesidades se tienen. Gracias a este estudio es posible identificar qué tipo de aeronave se ajusta mejor a cada situación, añadiendo a los dispositivos las capacidades tecnológicas imprescindibles para ofrecer un servicio de primera calidad.

Así, el servicio de aerovigilancia permite añadir valor a la seguridad convencional. La realización de patrullas de vigilancia con sistemas dotados de la última tecnología en cámaras que emiten imágenes en tiempo real a cualquier Centro de Control, permite salvaguardar las evidencias ante posibles actos de intrusión.

Los dispositivos que utilizamos poseen la inteligencia artificial necesaria para realizar sus misiones de manera autónoma, aunque para cumplir con la legislación vigente, se dota al servicio de un vigilante-piloto de seguridad, para tomar el control de la aeronave en caso de emergencia. Este servicio de aerovigilancia cuenta con capacidad de detección automática de intrusos, mediante el cual se recogen datos para su posterior análisis y medición. En el caso de intrusión real, se genera una alarma en el Centro de Control, donde se gestionan las imágenes.

Cabe destacar que es la Agencia Estatal de Seguridad aérea –AESA-, adscrita al Ministerio de fomento, el órgano encargado de la seguridad de la aviación civil en España y se encarga, por tanto, de regular las operaciones con RPAS, consideradas aeronaves a todos los efectos.

[El artículo íntegro puede leerse en el número 318 de enero de CUADERNOS DE SEGURIDAD]