Diseño ergonómico del sistema de gestión de llaves

Desde el siglo XVIII, se ha estudiado el lugar de trabajo en relación con el trabajador. En el siglo XXI, el principio se sigue estudiando, pero ahora bajo un nombre más amplio: ergonomía. La palabra ergonomía proviene de la palabra griega ergos (trabajo) y nomos (leyes naturales). En un lugar de trabajo ergonómico, las tareas y las herramientas están diseñadas en función de las capacidades y las limitaciones individuales, para que las personas puedan hacer sus tareas con mayor confort y conveniencia, sin lesionarse.

Fernando Pires. Vicepresidente de Ventas y Marketing de Morse Watchmans.

Fernando Pires headshot 1

En un sentido más amplio, la ergonomía puede aplicarse para optimizar sistemas de mayor envergadura, como gestión de recursos, diseño de trabajo, interfaces humano-máquina, etc., dentro de la organización (de allí el término «ergonomía organizacional»).

Cuando nuestra compañía se estaba abriendo camino en la industria de la seguridad con un sistema de gestión y control de llaves automatizado, la ergonomía era fundamental para su diseño.

Estudiamos la manera en que las personas de todo tipo usarían el dispositivo para asegurarnos de que la pantalla tuviera la posición correcta para que se pueda ver bien, que el acceso con llave fuera rápido y no estuviera obstruido y, cuando se instalaban dos o más gabinetes, que las aperturas de las puertas fuesen uniformes.

Seguridad, facilidad de uso…

Estos hallazgos particulares, junto con muchas otras pruebas y estudios, se usaron para desarrollar un sistema de control de llaves que abarcara cuatro principios fundamentales del diseño ergonómico: seguridad, facilidad de uso, productividad/rendimiento y estética. Luego están los beneficios propios de los sistemas de control de llaves inteligentes, que se ajustan a esos principios de diseño ergonómico.

Seguridad: está de más decir que si las llaves se guardan en el lugar equivocado y los bienes se extravían, la seguridad del individuo puede verse comprometida. Para ello, el diseño de un gabinete resistente al vandalismo ayuda al personal de seguridad a garantizar que las llaves importantes estén seguras y protegidas del acceso no autorizado, mientras que los anillos de bloqueo de acero inoxidable refuerzan la seguridad de las llaves, ya que evitan el uso indebido. El diseño se complementa con un sistema de alarma incorporado, que suena si se intenta violar la seguridad del gabinete o si se ingresan códigos incorrectos reiteradamente.

El acceso a los gabinetes y a las llaves individuales está controlado en todo momento, y absolutamente todas las llaves están registradas. Cuando hay conexión en red, un firewall y tecnología de encriptación AES256 para el intercambio de datos entre el gabinete y el servidor ayudan a proteger el sistema y los bienes de la organización.

[El artículo íntegro puede leerse en el número 317 de diciembre de CUADERNOS DE SEGURIDAD]