«Para cada exposición hay que adoptar medidas de seguridad concretas»

José Ramón López Peral, responsable de Seguridad del IVAM, sostiene en esta entrevista para CUADERNOS DE SEGURIDAD que el museo «cuenta con todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas, el patrimonio y el propio edificio» y señala que el departamento de Seguridad intenta mantener, optimizar y mejorar todos los medios físicos, técnicos y personales «que nos ayudan a cumplir con la labor establecida para este departamento: evitar los daños por fuego, robo y vandalismo, entre otros».

[La entrevista íntegra puede leerse en el número 317 de diciembre de CUADERNOS DE SEGURIDAD]

IVAM

—Para empezar, ¿podría ofrecernos datos concretos del Museo: número de trabajadores, número de visitas anuales, exposiciones…?

—En el año 2015, un total de 107.624 personas visitaron el IVAM, un aumento de casi un 48% respecto al año anterior. Estas cifras han sido posibles con la mitad del presupuesto que tenía el IVAM hace cinco años, que ha pasado de 10.5 millones de euros a los 5.6 millones de euros actuales. El museo está llevando a cabo una política de puertas abiertas que ha tenido como consecuencia la apertura del IVAM al público, la apertura a las instituciones y la apertura a nuevos servicios. El IVAM ha mantenido la calidad expositiva sin que la merma del presupuesto le haya afectado.

—A grandes rasgos, ¿cómo se organiza la seguridad de una instalación museística como es el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), donde este elemento es una de sus máximas prioridades? ¿Cuál es la estructura e infraestructura actual del Área de Seguridad del IVAM?

—El departamento está organizado jerárquicamente desde el área de Administración, con un director de Seguridad perteneciente a la plantilla y unos responsables Jefes de Equipo de la empresa de seguridad, junto a un servicio de vigilantes de salas de exposición y los vigilantes del Centro de Control.

La coordinación con los diversos departamentos del museo se realiza de forma diaria, atención al público, registro, conservación, mantenimiento, etc., puesto que es indispensable esta interrelación para el funcionamiento del departamento de Seguridad de forma eficaz en sus cometidos, sin interferir en el normal funcionamiento del museo. El arte moderno lleva consigo la dificultad del tipo de obras, tamaños, formas y materiales; no se puede tratar de forma lineal todas las exposiciones. Para cada una de ellas se deben adaptar medidas concretas para asegurarla, intentando interferir lo menos posible en la obra o exposición.

—De manera general, ¿con qué medios y medidas de seguridad cuentan las instalaciones del Insituto Valenciano de Arte Moderno?

—Sin entrar en detalles por motivos de la propia seguridad, el IVAM cuenta con todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas, el patrimonio y el propio edificio. El departamento de Seguridad intenta mantener, optimizar y mejorar todos los medios físicos, técnicos y personales que nos ayudan a cumplir con la labor establecida para este departamento: evitar los daños por fuego, robo y vandalismo, entre otros.

—¿Qué papel juega la tecnología a la hora de garantizar y mejorar la seguridad de los grandes centros museísticos como es el IVAM?

Todos los elementos que componen la seguridad del IVAM son gestionados desde un Centro de Control, el auténtico cerebro que controla y gestiona los diversos sistemas de seguridad, CCTV, central de incendio, central de alarmas de intrusión y robo, vídeo grabadores, teléfonos y emisoras de radiofrecuencia durante las 24h. del día.

—¿Cree que en los últimos años han cambiado los riesgos y amenazas a los que tienen que hacer frente los responsables de Seguridad de los museos españoles?

—Creo que los riesgos y amenazas pueden ser de dos tipos: las fijas (robo, incendio, fenómenos naturales…), y otras variables que dependen del entorno social de donde proceden (terrorismo físico o tecnológico). Evidentemente, las tecnologías han cambiado y es necesario adaptar los medios de protección y el personal de seguridad a estas nuevas tecnologías, minimizando riesgos y amenazas, es necesario un continuo reciclaje del conocimiento y capacitación del personal que trabaja en la seguridad de un museo, tal y como sucede para todos los profesionales de distintos sectores.

Imágenes: IVAM