Cataluña, Madrid y Andalucía lideran los hurtos en establecimientos comerciales


Cataluña es, con diferencia, la comunidad autónoma con más incidencia del hurto en establecimientos comerciales, seguida de Madrid y Andalucía. Sin embargo, el número de sustracciones en el conjunto de España se redujo un 3,82% en 2015. Así lo concluye el informe “Retos y perspectivas del comercio español para 2017” realizado por Checkpoint Systems, líder mundial en soluciones para la disponibilidad de la mercancía en el sector minorista, a partir de datos del Ministerio del Interior y de los principales cuerpos de seguridad españoles.

Hurtos en comercios por CCAA
Hurtos en comercios por CCAA

Las fuerzas policiales registraron 236.504 hechos de hurto en comercios minoristas en 2015. La mayoría se concentraron en Cataluña (59.952), Madrid (49.280), Andalucía (32.770) y la Comunidad Valenciana (24.220) coincidiendo con el mayor número de población y la mayor afluencia de turistas en las tiendas. En cambio, La Rioja (1.148), Cantabria (1.922) y Extremadura (2.142), además de Ceuta y Melilla, fueron las zonas menos afectadas por esta problemática.

La tendencia a la baja en la cantidad de faltas y delitos de hurto registrados en las tiendas se reflejó con claridad en Navarra (-17,65%), Cataluña (-10,98%) y Extremadura (-10,97%). En cambio, Ceuta (+18,3%), La Rioja (+17,5%) y Murcia (+12,24%) experimentaron una evolución al alza.

“Aunque en España disminuya el número de casos de hurto en establecimientos comerciales, el valor de la pérdida desconocida es similar a la de los últimos años”, matiza David Pérez del Pino, Director General de Checkpoint Systems en España y Portugal. “La época más difícil para prevenir el hurto es la de Navidad, porque hay más afluencia de clientes y porque se exponen más productos, de mayor valor y más codiciados por los hurtadores”, alerta.

En este sentido, el Estudio sobre la Pérdida en el Sector Minorista en la Campaña de Navidad 2016 elaborado por el analista Ernie Deyle con el patrocinio de Checkpoint Systems sitúa en un 16% el aumento de la pérdida desconocida desde octubre hasta noviembre. Esta espada de Damocles puede afectar el balance final de la Navidad para los comerciantes pese a que las ventas previstas para este final de año aumenten un 39% respecto al resto de 2016.

Los seis retos del comercio español en 2017

La prevención del hurto es una de las seis problemáticas que ha detectado Checkpoint Systems en el estudio “Retos y perspectivas del comercio español para 2017” que acaba de hacer público basándose en análisis de consultoras como Nielsen o EY así como en instituciones públicas españolas y en la propia información facilitada por los retailers con los que trabaja.

Los otros retos que analiza el informe son la reducción de la merma en productos frescos, la protección en origen, la gestión de datos inteligentes, los servicios de compra omnicanal y la mejora de la experiencia de compra de acuerdo con los hábitos del consumidor actual.

En cuanto al primero de los retos, el informe destaca que los productos frescos representan casi la mitad del gasto total en alimentación de los hogares españoles. De acuerdo con el estudio “La pérdida en la Gran Distribución en España 2016” de AECOC y EY, la pérdida desconocida de productos frescos equivale al 1,73% sobre las ventas de su categoría, y uno de los principales motivos es la falta de control sobre las fechas de caducidad y de consumo preferente, además de otros problemas logísticos.

“Los controles de pesado en los productos que entran al almacén, así como la utilización de etiquetas antihurto específicas para alimentos frescos y congelados y los programas de protección en origen para una mayor trazabilidad ayudan a reducir la pérdida en alimentos frescos”, señala David Pérez del Pino.

En este sentido, los proyectos de etiquetado en origen se están extendiendo en España y retailers y fabricantes comprenden cada vez más la necesidad de cooperar para lograr que los productos se etiqueten en el mismo centro de producción respetando la imagen de marca de los envases, con lo que los artículos llegan protegidos a la tienda y los empleados ahorran tiempo en la reposición de los mismos.