El gran impacto psicológico que suponen los robos en hogares

El impacto psicológico que sufren los afectados por intrusiones en su hogar es importante. Dos de cada tres niños sufren daño emocional después de un robo. Así lo revela un estudio sobre víctimas de robos en viviendas de TNS Sofres para Securitas Direct. El 52% de los menores deja de sentirse seguro en casa; y uno de cada tres continúa con miedos un año después del robo.

robo-e-intrusionSi nos referimos a los adultos, las secuelas psicológicas también son relevantes: el 94% de quienes han sufrido un robo en casa admiten sentirse preocupados ante la posibilidad de volver a convertirse en víctimas de una intrusión. Y eso que sólo en el 11% de los casos, los afectados se encontraban en el interior de la vivienda. Tras experimentar esta experiencia traumática, el 30% de los encuestados no duerme en casa la noche siguiente; y el 69% tiene problemas para conciliar el sueño, aunque no haya presenciado el robo.

Así, cualquier precaución es poca. Securitas Direct recomienda cerrar la puerta siempre con vuelta de llave, incluso en el caso de ausencias cortas o por la noche; revisar cíclicamente el estado de cerraduras y ventanas; y no dejar las ventanas abiertas, sobre todo si son accesibles desde fuera. Es importante contar con elementos de protección, como cerraduras de seguridad, rejas o un sistema de alarma.

Estos datos proceden de un estudio realizado por TNS Sofres para Securitas Direct a 516 personas víctimas de un robo.

Imágenes: Shutterstock / Lucky Business