Manuel Casarrubio de la Rubia. Director de Seguridad del Villarreal, C.F.

Se puede decir que la seguridad en los estadios, y en nuestro caso concreto así ha sido, ha evolucionado de manera constante en los últimos años, en los que ha pasado de ser una seguridad reactiva y de respuesta a los incidentes que surgían a ser más proactiva y, sobre todo, enfocada a prevenir con antelación el que se produzcan altercados o actos violentos», así lo asegura Manuel Casarrubio de la Rubia, director de Seguridad del Villarreal, C.F., quien aborda en esta entrevista, entre otros aspectos, los pilares sobre los que debe asentarse una adecuada seguridad en un estadio de fútbol.

[La entrevista íntegra puede leerse en el número 312 de junio de CUADERNOS DE SEGURIDAD]

Manuel Casarrubio—¿Qué metodología de trabajo lleva a cabo el área de Seguridad del Villarreal C.F.?

—Nuestro departamento de Seguridad está constituido por un director de Seguridad, un delegado de Seguridad y tres responsables de la empresa de seguridad asignados al Club, con el fin de gestionar todas las materias que afectan a nuestra área: Estadio, ciudades deportivas, Residencia de jugadores equipos inferiores, torneos, reuniones (LFP, UEFA, etc.)

Nuestra metodología de trabajo se basa en seguir y cumplir unos protocolos establecidos para cada jornada a lo largo de toda la temporada, en los que se llevan a cabo los procedimientos implementados para garantizar al máximo la seguridad en cada encuentro, valorando toda la información recibida por el director de Seguridad desde los estamentos que intervienen en cada partido (director de Seguridad del equipo rival, coordinadores del Cuerpo Nacional de Policía Local y visitante, Policía Local en los encuentros en casa, etc.), y teniendo en cuenta todos y cada uno de los pormenores que se analizan, de manera que en cada partido se implante un operativo personalizado acorde a las características y peculiaridades obtenidas de los datos recopilados.

Cada semana, los responsables de la empresa de seguridad elaboran un informe de los servicios prestados, que son analizados por la Dirección de Seguridad, y que posteriormente sirven para implementar mejoras en los distintos dispositivos y sistemas de seguridad que se gestionan en nuestras instalaciones.

—¿Cómo ha variado la seguridad, en cuanto a estrategia y logística, en instalaciones del tipo del Estadio de El Madrigal?

—Se puede decir que la seguridad en los estadios, y en nuestro caso concreto así ha sido, ha evolucionado de manera constante en los últimos años, en las que ha pasado de ser una seguridad reactiva y de respuesta a los incidentes que surgían a ser más proactiva y, sobre todo, enfocada a prevenir con antelación el que se produzcan altercados o actos violentos; para esto ha sido de gran ayuda la normativa vigente, con la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, y el Real Decreto 203/2010, de 26 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento que desarrolla la mencionada Ley, donde se establecen los planes Individuales de riesgos de cada una de las instalaciones deportivas incluidas en el ámbito de aplicación del mismo, así como los Protocolos de Seguridad, Prevención y Control (básico, abreviado y reforzado), Libro de Registro de Seguidores y el Reglamento Interno del recinto deportivo, instrumentos cuya elaboración corresponde a los organizadores de las competiciones deportivas y que contemplan las medidas aplicables, con el fin de prevenir y evitar cualquier acto que pueda inducir a la violencia, potenciando de esta manera la figura del director de Seguridad, además del personal de Seguridad Privada que presta sus servicios en cada encuentro.

También han sido elementos clave la introducción de los sistemas electrónicos en todos los ámbitos, desde el control de acceso mediante tornos, discriminando la información del aforo por zonas y sectores, hasta los medios audio-visuales y de comunicaciones, con equipos de transmisión digitales que mejoran la respuesta y garantizan la calidad de recepción, así como una megafonía general integrada en la UCO, que puede tomar el control de la misma en cualquier momento en función de las necesidades, facilitando la comunicación a los asistentes en caso de emergencia o evacuación.

Actualmente nos encontramos en un proyecto, coordinado por la LFP, para la instalación de un CCTV de alta definición en todos los estadios, que garantice la identificación de la totalidad de los espectadores presentes en cada evento que se celebre.

—¿Cuáles son los pilares sobre los que debería asentarse una adecuada seguridad en una instalación de las características del Estadio de El Madrigal?

—Los pilares básicos para conseguir una adecuada gestión en la seguridad con la mayor eficacia posible son los siguientes:

–En primer lugar y como base fundamental, contar con un director de Seguridad debidamente habilitado, que gestione con profesionalidad todo lo relativo a esta parcela.

–Integración en la estructura y el organigrama de la empresa a un nivel acorde a la importancia que representa.

–Colaboración total y fluidez en la comunicación con el resto de departamentos del club.

–Una estrecha y constante colaboración con las FF.CC. de Seguridad que participan en el dispositivo de seguridad, manteniendo una comunicación bidireccional con intercambio de información y toma de decisiones en equipo.

Imágenes: Villarreal, C.F.