Cómo el almacenamiento especialmente diseñado para la videovigilancia mejora todo el sistema de seguridad

My PhotoCuando la MTV emitió en 1981 su primer videoclip, «Video Killed the Radio Star», se inició una revolución en el mundo del vídeo. Las cosas han cambiado mucho desde entonces, pero la importancia del vídeo en nuestra cultura no ha dejado de incrementarse, e incluso nuestra propia seguridad ha llegado a depender de esta tecnología. La firma de investigación IHS estima que, solo en Estados Unidos, existe una cámara de videovigilancia por cada ocho personas (unos 40 millones de cámaras).

También de acuerdo con IHS, el mercado global de equipos de videovigilancia facturó más 13.000 millones de euros en 2015. Esta firma prevé que en 2016 el sector crecerá un 7 % y en 2020 puede superar los 17.000 millones de euros en todo el mundo.

A pesar de nuestra gran afición por el vídeo y las nuevas posibilidades de las cámaras (como la alta definición, o HD, y la ultra alta definición, o 4K), a menudo omitimos un componente que resulta determinante para la efectividad de los sistemas de videovigilancia: el almacenamiento. Por desgracia, muchos usuarios de videovigilancia no utilizan los discos duros adecuados. Un disco que no haya sido diseñado para la grabación continua de vídeo HD o Full-HD desde varias cámaras, o que no esté optimizado para los sistemas de videovigilancia, puede provocar importantes problemas de fiabilidad, como la pérdida de fotogramas o un consumo excesivo de energía que genera sobrecalentamiento. Esto puede afectar negativamente a las operaciones de lectura y escritura del sistema de videovigilancia, además de reducir drásticamente la vida del disco. Es cierto que un disco no especializado puede resultar más económico, pero a la larga puede perjudicar el rendimiento y la fiabilidad del sistema de videovigilancia, e incluso la reputación de su empresa.

La solución de almacenamiento adecuada para la videovigilancia debe ofrecer un alto rendimiento, eficiencia y capacidad que hayan sido probados en entornos de vigilancia exigentes. Pero… ¿cómo acertar en la elección?

WDEl bueno, el feo y el malo: en qué fijarse al elegir discos de almacenamiento para videovigilancia

Hay varios aspectos específicos a tener en cuenta para valorar si un disco está diseñado para la videovigilancia:

  • Funcionamiento continuo: un sistema de videovigilancia funciona las 24 horas, los siete días de la semana. Si el disco de almacenamiento no ha sido diseñado para realizar operaciones de lectura y escritura continuas, no será capaz de resistir este ritmo de funcionamiento.
  • Rendimiento y fiabilidad: algunos discos, como la familia de discos duros para videovigilancia WD Purple, incluyen una tecnología especial (que en nuestro caso se llama AllFrame) cuya función es mejorar el rendimiento al reproducir los vídeos, además de reducir los errores y la pérdida de fotogramas durante la transmisión ATA.
  • Capacidades RAID: para tener más tranquilidad, es posible que desee un disco con capacidades RAID (matriz redundante de discos independientes). Un dispositivo preparado para RAID puede combinar dos o más discos duros para crear una «red de seguridad» en caso de un fallo del hardware, al garantizar que la imagen se guarda incluso si un disco no está funcionando. Esto disminuye las interrupciones en la productividad y reduce la posibilidad de perder imágenes.
  • Bajo consumo de energía: tal vez el consumo de energía no es lo primero en lo que se fija cuando busca un disco para videovigilancia, pero resulta crucial si tiene en cuenta que este disco estará siempre en funcionamiento. Elegir un disco capaz de calcular las velocidades de búsqueda óptimas en cada caso reduce el calor generado incluso en los dispositivos de almacenamiento con refrigeración pasiva. Esto aumenta la fiabilidad y disminuye el consumo de energía.
  • Capacidad para un gran número de cámaras: si utiliza muchas cámaras, un sistema de grabación de vídeo en red o debe conservar las imágenes durante un largo tiempo, necesitará más capacidad de almacenamiento. En este caso, aún es más importante asegurarse de elegir el disco adecuado para sus necesidades. Fabricantes como WD ofrecen actualmente modelos con una capacidad de almacenamiento de hasta 8 TB en un solo disco duro.
  • Compatibilidad con sistemas de varios compartimentos: el disco duro ideal para videovigilancia también debe incluir sensores de vibración del hardware que permitan usarlo en sistemas con múltiples discos y resistir mayores cargas de trabajo.
  • Amplia compatibilidad con cámaras: evidentemente, el disco que seleccione debe funcionar con las cámaras que está planeando instalar. Elegir un disco que sea compatible con la mayoría de las cámaras existentes en el mercado garantizará que le será útil ahora y en el futuro, aunque su entorno de videovigilancia cambie al añadir nuevos modelos de cámaras.
  • Exterior resistente: en ocasiones, es posible que el disco tenga que funcionar y ofrecer el máximo rendimiento en un entorno hostil. En ese caso, es recomendable que elija un disco con protección PCBA resistente al desgaste.
  • Fácil actualización: en el futuro no es descartable que necesite actualizar o ampliar su sistema de videovigilancia. Disponer de un disco duro que pueda crecer junto a su sistema cuando necesite ampliarlo hará que todo sea más fácil.

Teniendo en cuenta la importancia del almacenamiento en los sistemas de videovigilancia, también resulta útil usar una calculadora de capacidad para estimar la cantidad de almacenamiento que necesita en función del tiempo durante el cual desea conservar las imágenes de su sistema de videovigilancia. En la página web de WD (www.wd.com) encontrará calculadoras y herramientas de selección que le ayudarán a elegir el disco adecuado y la capacidad que se adapte mejor a sus necesidades.

Martin Jefferson. WD Director Business Marketing