Cómo se instala una puerta de seguridad

Los profesionales de Roconsa nos explican que las puertas de seguridad se pueden instalar de tres maneras:

shutterstock_379360405
Imagen Shutterstock / Anatoly Vartanov

1. Soldada a pilares telescópicos

Es la manera más segura instalar una puerta, siempre que estos pilares estén anclados a forjados. En obra nueva es sencillo de ejecución, aunque encarece el coste de instalación. En rehabilitación la ejecución es más complicada, ya que hay que romper gran parte de la pared hasta llegar a suelo y techo, y el sobre coste es elevado.

Los principales inconvenientes son que la instalación suele durar unas 8 horas (si es rehabilitación) y que después de realizada la instalación, hay que realizar remates de pintura, y en este caso pueden ser importantes

2. Recibidas con obra de albañilería

Es la manera más habitual y desde luego bastante más segura que con tacos químicos y tacos expansivos.
Se realiza con escayola y esparto, que tiene tres ventajas:

  • Es el mejor material para trabajar a flexo-tracción, es decir, si alguien nos intenta arrancar el marco de la pared, es la mejor manera de instalar la puerta, exceptuando la soldadura o el cemento y el hormigón, solo trabajan a compresión, y para instalar una puerta, no se puede realizar obra de cemento armado ni hormigón armado
    Si una puerta ha sido recibida con cemento u hormigón sin armar de acero, será muy fácil arrancarla de la pared, ya que a tracción el cemento ni el hormigón trabajan bien.
  • Une materiales de diferentes edades muy eficazmente, de tal manera que es más fácil que si intentan arrancar el marco de la pared, lo más probable es que arranquen la pared completa.
  • Adquiere la dureza adecuada prácticamente a la finalización de la instalación.

Los inconvenientes son que la instalación suele durar unas 4 horas y que después de realizada la instalación, hay que realizar remates de pintura, que normalmente son menores y sólo por la cara por la que se recibe la puerta, aunque puede haber remates a dos caras

3. Con tacos químicos y tacos expansivos

Es un sistema de instalación aparentemente muy eficaz, pero su efectividad está muy por debajo del resto de formas de instalación, aunque es cómoda y económica. Recomendado sólo para puertas cuyo peso sea inferior a 100kg, tipo mod. 200, 300, 310, 350 o similares

La resina epoxi poliéster que incorporan los tacos tiene una altísima resistencia, pero a la hora de intentar arrancar la puerta, la cantidad de centímetros cuadros que trabajan para ponerse a dicho trabajo es mas de la mitad inferior que en una puerta recibida con obra de albañilería.

La principal ventaja es que la instalación suele durar unas 2 horas. Además, la probabilidad de remates de pintura es muy pequeña.

Para ampliar esta información, consultar el blog de Roconsa.