«España puede presumir de contar con grandes expertos en la informática forense». Ángel Bahamontes, presidente de ANTPJI

    Cuando Ángel Bahamontes, presidente de la Asociación Nacional de Tasadores y Peritos Judiciales Informáticos, ANTPJI, accedió a sentarse ante «Un café con…» no sospechó que, al menos durante un rato, intentaríamos que estuviera «desconectado». Lo cierto es que, aún «acorralado» por siete ordenadores en marcha y con el teléfono móvil «pegado» a la mano, supo aunar con la destreza de un hábil conversador un académico discurso tecnológico con momentos de desenfadada charla.

    Esta entrevista arranca en la azotea de un edificio de 17 plantas donde las panorámicas vistas de un Madrid de una singularidad vital son el refugio secreto de nuestro interlocutor donde recuperar la calma y tranquilidad en jornadas de extenuante trabajo. De mente y habla inquieta a partes iguales, Bahamontes se enfrenta a diario a las incógnitas de un nuevo escenario, el ciberespacio, en el que, según explica, es necesario conocer, entender, investigar y planificar medidas concretas. El incremento de la criminalidad en los medios informáticos junto a la implantación de las nuevas tecnologías en la sociedad, propició la aparición de una nueva actividad profesional, desarrollada en la figura del Perito Judicial Informático, un profesional con conocimientos especializados en nuevas tecnologías que «proporciona información u opinión fundada a profesionales, empresas y a los tribunales de justicia –explica– sobre los puntos litigiosos que son materia de su dictamen».

    Bahamontes asumió entonces el desafío de «dignificar la profesión» y para ello no dudó en recorrer España de punta a punta en busca de los más cualificados profesionales de cada especialidad tecnológica, para que se sumaran a un apasionante proyecto, la puesta en marcha de la ANTPJ. «Un punto de encuentro de investigadores, analistas, informáticos, abogados, criminólogos, directores de seguridad,… que comparten conocimientos y experiencias –añade–, apostando por la capacitación universitaria».

    Con una gran capacidad de trabajo, Ángel Bahamontes compagina la presidencia de la ANTPJI con el voluntariado en hospitales y ONGs donde desarrolla proyectos de alfabetización digital o formación para colectivos marginados. Emprendedor proactivo, visionario y creativo –además es todo un manitas en el arte del bricolaje– se muestra orgulloso al señalar que «España puede presumir de contar con grandes expertos de la informática forense que asumen los retos de la cibercriminalidad».

    Lector voraz de libros en papel y formato digital sobre investigación y ciencia ficción y apasionado de los deportes de riesgo y la música clásica, parece no querer despedirse sin insistir en que apuntemos una de sus grandes máximas en la vida: «Si se puede imaginar, se puede crear». Aquí queda escrito λ