En 50 años se triplicará la superficie afectada por incendios forestales, según el Instituto de Física de Cantabria

El informe más completo hasta la fecha, elaborado con simuladores de modelos climáticos, y presentado hace unos días por el Instituto de Física de Cantabria muestra que antes del año 2075 las áreas quemadas en la Península Ibérica llegarán a triplicarse respecto a las zonas que arden en la actualidad. En las regiones del norte, las proyecciones del impacto del cambio climático serán ligeramente inferiores. En este caso, las áreas arrasadas por el fuego se duplicarán.

 

Incendios Forestales
Incendios Forestales

El estudio además revela un fuerte control climático de la actividad de los incendios en la Península desde 1981 hasta 2005. Esto se produce no solo durante la época estival, sino también fuera de ella, asociado a episodios atmosféricos concretos, según el estudio. Por ejemplo, en España, el caso de Galicia, en 2006, se caracterizó por un alto número de incendios, en parte provocados por la actividad humana. A esto se añaden los factores meteorológicos y el impacto cada vez mayor del cambio climático.

Los investigadores advierten que es necesario más que nunca prevenir, preparando las áreas que pueden verse afectadas.

Así, cada inicio de temporada de riesgo de incendios forestales, los expertos señalan medidas de prevención y alertan sobre algunas de las causas del incremento y peligrosidad de los fuegos forestales.

Algunos de los factores que más alarma están causando por su incidencia y aumento es la expansión de las urbanizaciones hacia el monte, el incremento de edificios vulnerables a los incendios y la inflamabilidad de los materiales edificatorios y utilizados en jardinería.

Para aportar soluciones a estas cada vez más apocalípticas proyecciones, la Asociación de expertos en soluciones de protección contra incendios, TECNIFUEGO-AESPI, promovió hace dos años un Foro de seguridad contra incendios en áreas de interfaz urbano forestal (IUF) que está trabajando en la elaboración de guías metodológicas para trabajos, proyectos y estudios sobre prevención; recomendaciones para la prevención y auto-protección de viviendas y urbanizaciones; relacionados con la seguridad, la prevención y la gestión en la IUF.

Dentro del Foro de han constituido los siguientes grupos de trabajo en función de la especialización de sus miembros para la realización de la Guía: Combustibles. Medición y cartografía del riesgo. Vulnerabilidad y protección de las edificaciones. Urbanismo, vulnerabilidad y protección de urbanizaciones. Medidas, infraestructuras e instalaciones de prevención. Red viaria, evacuación y confinamiento. Operaciones de defensa y gestión de la emergencia. Factor humano y riesgos personales. Formación, educación, sensibilización y entrenamiento. Legislación y normativa.

Esta Guía planteará soluciones y sugerencias sobre qué hay que reglamentar y qué ensayos hay que aplicar para evaluar el comportamiento al fuego de las edificaciones, entre otras cuestiones.

Se trata de una tarea multidisciplinar, en la que por el lado de la fuente de ignición intervendrán los expertos en modelos de combustible y su inflamabilidad, y por el lado de edificación, los expertos en comportamiento al fuego de materiales (laboratorios de ensayo, entidades, expertos, etc.) En definitiva, los expertos del Foro pretenden a medio plazo aportar su grano de arena a una situación y problemática que año tras año se repite, y que a la larga si no se toman medidas drásticas acabarán materializando el desastre anunciado «hoy» por los científicos. No podemos dejar que esto suceda.

Mientras tanto, y de cara a la temporada de riesgo de incendio 2015, se aconsejan tomar unas medidas mínimas de prevención que todas las urbanizaciones pueden seguir sin mucho esfuerzo.

Medidas mínimas de seguridad en urbanizaciones

Todas las urbanizaciones cercanas a bosque deberían cumplir los siguientes requisitos de seguridad y prevención:

  • Plan de Autoprotección (evacuación, confinamiento, medios extinción, puntos de encuentro, rutas de escape…).
  • Perimetrar la urbanización con cortafuegos y retardantes de larga duración.
  • Acceso vehículos autobomba en los cortafuegos o zona de seguridad
  • Regular su vegetación interior, paramentos de cierre, pantallas vegetales, jardinería, etc.
  • Realizar una franja de 25 m de anchura separando la zona edificada de la forestal, permanentemente libre de vegetación y un camino perimetral de 5 m de anchura.
  • La zona urbanizada debe disponer de dos vías de acceso alternativas. Libres de vegetación, dispondrán de una faja de protección de 10 metros, a cada lado del camino.
  • En el trazado de redes de abastecimiento de agua del plan urbanístico, debe contemplarse una instalación de hidrantes perimetrales, debidamente señalizados conforme a la Norma UNE 23033 y distribuidos de tal manera que la distancia entre ellos medida por espacios públicos no sea mayor de 200 m.

La protección y prevención de incendios en los montes es una labor de todos. Entre todos conseguiremos cambiar el modelo de destrucción de nuestros bosques, por otro modelo sostenible que ayude a su conservación.

Para más información: www.tecnifuego-aespi.org