Estudio ONTSI e INCIBE: el 82% de los equipos informáticos están protegidos con antivirus

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha publicado una nueva edición del «Estudio sobre la Ciberseguridad y Confianza en los hogares españoles», que realiza un análisis del estado de la ciberseguridad y la confianza digital en nuestro país. El estudio ha sido elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ambos dependientes de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI).

Estudio sobre la Ciberseguridad y Confianza de los Hogares Españoles
Estudio sobre Ciberseguridad

Las distintas informaciones que incluye el documento se han obtenido a través de dos vías: recopilación de datos declarados –mediante encuestas en más de 3.000 hogares españoles–, y datos reales –a través del software específico que analiza los sistemas y la presencia de malware en los equipos gracias a la utilización conjunta de 50 motores antivirus–. Esta dualidad de fuentes permite contrastar el nivel real de incidentes que sufren los equipos con la percepción que tienen los usuarios.

Entre las conclusiones más destacadas del estudio figura que el 82% de los equipos informáticos de España están protegidos con software antivirus, que el 90% de los usuarios de banca online vigila periódicamente sus cuentas corrientes, que el 53,1% de los usuarios de redes sociales configura sus cuentas para que sólo sus contactos puedan acceder a sus perfiles, o que el 65,7% de los usuarios de redes P2P no abre los ficheros descargados a través de estas redes si no tiene la certeza de que han sido analizados previamente por un antivirus.

En línea con la Agenda Digital para España y el Plan de Confianza en el Ámbito Digital, este estudio representa una valiosa herramienta a la hora de adoptar protocolos o reforzar medidas por parte de la Administración, de cara a generar una mayor confianza en la Sociedad de la Información.

El estudio del ONTSI subraya que las medidas de seguridad con mayor presencia real en los equipos informáticos españoles son los programas antivirus o antimalware (82%) y los cortafuegos (79,4%). Estos últimos a menudo están presentes en los equipos sin que los usuarios sean conscientes de ello, puesto que el nivel declarado es prácticamente la mitad del uso real.

Los usuarios también hacen un uso mayoritario de las contraseñas para proteger sus equipos (58,2%). Otras medidas habituales son la eliminación de archivos temporales y cookies (52,9%), la realización de copias de seguridad de los archivos (40,4%), la partición del disco duro (24,7%) o el uso de certificados digitales de firma electrónica (19,9%).

El uso de las cuentas con permisos de administrador es, en Windows XP, prácticamente del 100%. En sistemas operativos posteriores se reduce su uso siendo del 28,5% en Windows 7, 13,2% en Windows Vista y llegando únicamente al 8% en el caso de Windows 8. Esto se debe a la configuración por defecto de las distintas versiones. El 12,5% de los usuarios wifi con conexión propia no protege su red o desconoce si se aplica algún tipo de protección. Este porcentaje aumenta casi al 50% si se agregan aquellos que usan el estándar WEP (11,1%), obsoleto y fácilmente eludible, o desconocen la tecnología que usan (25,8%).

Únicamente un 8,2% de los usuarios declara, asimismo, utilizar software de cifrado en su terminal móvil, para evitar que la información que contiene sea accesible por terceros en caso de pérdida o robo.

Hábitos de comportamiento en la navegación y usos de Internet

En el ámbito de la banca en línea y comercio electrónico, la mayor parte de los usuarios, siempre en un porcentaje superior al 73%, sigue buenas prácticas (cerrar la sesión al terminar, vigilar periódicamente los movimientos de la cuenta bancaria online, evitar usar equipos públicos o compartidos…). Sólo el 40,1% de los usuarios de banca en Internet utilizan tarjetas monedero o de prepago.

También se demuestran buenos hábitos en el uso de redes P2P. Dos de cada 3 internautas no abren los ficheros descargados a través de estas redes si no tienen la certeza de haber sido analizados previamente mediante un antivirus.

Respecto a las redes sociales, más de la mitad de los usuarios (53,1%) configura su perfil para que sólo sea accesible para sus contactos.

En los hogares con menores que acceden a Internet, los padres declaran mantener un elevado índice de buenas prácticas. Destacan las medidas de comunicación, diálogo y educación (superior al 80%). La implicación en la navegación de los hijos es inferior al 68% y tan solo el 37,7% ha creado una cuenta con permisos limitados para su uso.

La incidencia más común que sufren los internautas continúa siendo el spam, que afecta a más del 85% de las víctimas de algún incidente, mientras que las relacionadas con virus y malware son declaradas únicamente por un 31,7% de aquellos usuarios que han sufrido incidencias de seguridad. Considerando este porcentaje del total de usuarios, el 21,1% considera haber tenido alguna incidencia de malware.

Las principales incidencias relacionadas con los menores son haber facilitado información personal (14,3%) y el acceso a contenidos de carácter sexual (11,9%).

A pesar del número de usuarios que potencialmente tiene su red inalámbrica expuesta, un porcentaje mínimo (solo el 1,7%) sospecha haber sufrido una intrusión en su red.

Respecto a las consecuencias de los incidentes de seguridad, hay que destacar que el 48% de los panelistas ha sufrido alguna vez un intento de fraude online. Éste, en el 27% de las ocasiones, tenía forma de comercio electrónico o de loterías, casinos y juegos online. Así el 65,5% de los fraudes online y el 79,5% de los telefónicos estafaron menos de 100 euros.

Entre los usuarios que han sufrido alguna incidencia de seguridad, casi un tercio (30,5%) modifica sus hábitos. Las medidas más populares son el cambio de contraseñas y la actualización de las herramientas ya instaladas. Las incidencias que en general promueven a los usuarios a cambiar contraseñas son la intrusión wifi y la suplantación de identidad.

El spam, incidencia más extendida entre el fraude online, es la que menos empuja a los usuarios a modificar su comportamiento en la red. Además, el 42,3% de los internautas piensa que pueden resolver por sí mismos los problemas de seguridad que puedan surgir al navegar por Internet.

Confianza en el ámbito digital de los hogares españoles

La confianza que los usuarios depositan en Internet es elevada: un 45,3% confía mucho o bastante en la Red mientras que solo un 1,4% desconfía totalmente de Internet. Así, casi la mitad de los encuestados (46,2%) juzga Internet como más seguro cada día y un 72,3% estima que su ordenador está razonablemente protegido.

Para operaciones bancarias o de compra-venta, a los usuarios les da más confianza el trato personal que realizar estas acciones a través de la Red. La diferencia más notable –de casi 18 puntos porcentuales– se halla entre aquellos usuarios que confían en realizar operaciones bancarias en la sucursal (56%) y los que confían en efectuarlas online (38,2%).

La operación que menos confianza genera entre los entrevistados es el pago a través de Internet utilizando la tarjeta de crédito/débito (33,4% de la población).

Respecto al papel que ejerce la Administración en la seguridad de Internet, un 80,2% los usuarios considera que ésta debería tener una mayor implicación con medidas como el desarrollo de herramientas de seguridad gratuitas (22,2%) y la reforma legislativa para los delitos de Internet (19,5%). En opinión del 32,9%, la responsabilidad en relación con la seguridad recae sobre las administraciones públicas.e quiera estar informado directamente sobre el estado de sus sistemas.

  Foto: <a href=”http://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/abstracto”>Vector de Abstracto diseñado por Freepik</a>