«Queremos desarrollar criterios de calidad en la prestación de servicios de seguridad», Rafael Araújo

Aportar conocimiento y experiencia a otras asociaciones del sector de la Seguridad, así como potenciar los lazos de colaboración con las instituciones competentes, son las líneas estratégicas que marcarán la presidencia de Rafael Araújo en la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios (CEUSS). Apuesta por relanzar la asociación, de la que destaca que cuenta con un «elenco de directores de Seguridad que aportarán todo su conocimiento en el refuerzo de la seguridad en España y, por ende, en la sociedad española». En esta entrevista Araújo desvela a CUADERNOS DE SEGURIDAD los objetivos ante su recién estrenado cargo, las iniciativas que potenciará desde CEUSS, así como su valoración profesional de la nueva Ley de Seguridad Privada.

 

Rafael Araújo
Rafael Araújo

—¿Qué objetivos se ha planteado tras su nombramiento como presidente de la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios (CEUSS)?

—El primer objetivo es relanzar la asociación que, en los últimos meses y por diversas causas no achacables a la Junta saliente, había quedado algo dormida; pretendemos volver a recuperar a aquellos asociados que se fueron dando de baja en la Asociación, y hacer partícipes a nuevos asociados de las ventajas que pueden obtener de la pertenencia a CEUSS.

¿Qué líneas estratégicas marcarán su presidencia? ¿Habrá una línea continuista en relación a la anterior presidencia?

—La principal línea estratégica será la participación de CEUSS en cuantas actividades consideremos que debemos hacernos oir, aportando conocimiento y experiencia a otras asociaciones de seguridad, y recabando de las Instituciones competentes en la materia que nos ocupa la misma intensidad en la colaboración que nosotros queremos aportar. —¿Durante su presidencia tiene previsto poner en marcha iniciativas que refuercen el papel y la imagen de la seguridad en la sociedad en general? –Desde la humildad y sin prepotencia, CEUSS tiene un elenco de directores de Seguridad que aportarán todo su conocimiento en el refuerzo de la Seguridad en España, y por ende, en la sociedad española.

—¿Qué planes, proyectos y actividades tiene previsto llevar a cabo la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios, CEUSS, a corto y medio plazo?

—En el corto plazo, ya estamos poniéndonos en contacto con las Instituciones y con las Asociaciones de Seguridad para abrir cauces de colaboración; en el medio plazo, queremos comenzar a desarrollar de alguna forma criterios de calidad en la prestación de servicios de seguridad; es una idea que está germinando y que hemos tratado ya en la primera Junta de esta nueva directiva, y que queremos materializar con alguna Convención antes de finalizar el año, o a más tardar a primeros de 2015, para poder ir avanzando en estos conceptos.

—Comienza su presidencia en la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios (CEUSS) con la entrada en vigor de una nueva normativa de Seguridad Privada, ¿qué valoración haría respecto a la nueva Ley de Seguridad Privada?

—En líneas generales muy positiva, sobre todo la forma como el Ministerio del Interior ha ido comunicando todos los pasos, y la forma en que se ha ido contando con todas las partes interesadas; está siendo un ejercicio enormemente positivo y muy difícil de encontrar en el proceso de elaboración de otras Leyes.

—Con una visión analítica, ¿podría darnos su opinión sobre la situación actual por la que atraviesa el sector de la Seguridad?

—El sector de la Seguridad es muy amplio, y no todas las partes se están comportando de la misma forma; por lo que empiezo a escuchar de las distintas empresas de seguridad, de forma lenta parece que la recuperación está comenzando; por otra parte, como todo en las crisis, cada uno podrá contar su experiencia en estos años sufridos, unos saldrán reforzados y otros se habrán dejado en el camino parcelas que no podrán recuperar.

—¿Qué medidas cree que deberían ponerse en marcha las empresas para reactivar la economía en el ámbito de la Seguridad Privada?

— La pregunta es muy complicada y, desgraciadamente, no tengo la varita mágica ni la bola de cristal. Cuando he tenido alguna reunión con gente del sector, ya sea de Empresas de Vigilancia, Seguridad, Inteligencia, etc. , suelo pensar con ellos en voz alta y dejo caer algunas medidas que, bien entendidas puedan ser aprovechadas; en el fondo no hay que hacer cosas muy diferentes de las que hacen otro tipo de empresas para superar la crisis, con las salvedades propias de la naturaleza de seguridad. Si fuera una de mis responsabilidades, yo abogaría por todas o algunas de las siguientes medidas (hablando en el plano teórico, ya que hay que hacer buenos estudios previos): 1.-Crecer, para ello, si no se gana mercado en la fórmula tradicional, habrá que buscar complementos de productos que creen un valor añadido; esto que parece obvio no se está haciendo, o no como demandan las empresas. Para ello es importante saber el tipo de cliente que se quiere tener (Empresas del IBEX 35, PYMES, sectores más marginales; etc.). Un ejemplo es realizar análisis de riesgos de sus activos y planes de mitigación; otro sería Informes de inteligencia ya sea de países, entornos de riesgo, de sociedades, geopolíticos, etc. ; ayudarles a establecer su estrategia de ciberseguridad y ver cómo tienen asegurados sus activos; posicionarse como un bussiness partner de tu cliente y no limitarse a dar un servicio simple que puede dar otro. La compañía-cliente se pregunta: ¿por qué debo elegirte a ti y no a otro? Hay que seducir. 2.-Internacionalizarse; las grandes compañías de cualquier sector que operan en varios países, tiene recursos para proveerse de los servicios que necesitan en el exterior; sin desechar a éstas, hay que buscar otro tipo de cliente que tiene más problemas, o que, incluso, no tienen (porque no pueden tenerlo) departamentos de Seguridad internos. Si nos focalizamos en las miles de pequeñas empresas que están intentando abrirse camino en el exterior, sobre todo en países sudamericanos, podríamos aglutinarlos de forma que creáramos departamentos de seguridad que presten servicios a varias compañías a la vez (asesoramiento de seguridad, seguridad de expatriados, análisis de amenazas, contactos en Fuerzas de Seguridad, seguridad en eventos, seguridad en sus oficinas, servicio de escoltas, y en general, todos esos servicios que ellos no podrían pagar en solitario, pero sí de forma mancomunada). 3.- En este plano, también existe la posibilidad de ofrecerse a esas compañías, para acompañarlas en los procesos de internacionalización desde que surge la idea hasta que estén plenamente integrados en el país anfitrión (documentación, barrios seguros, viviendas, desplazamientos seguros, teléfonos 24 horas, etc.). Bueno, hay muchas medidas que se pueden implantar, pero dependen de muchos factores y de las capacidades de la empresa. Que no se tome esto como un dogma de fe, sólo en una forma de entender que el sector de Seguridad no puede dormirse con sus servicios tradicionales, porque, como dice un amigo mío, «camarón que se duerme, se lo lleva la corriente». Texto: Gemma G. Juanes