«Utilizamos las últimas tecnologías para mejorar tanto la formación de nuestro personal como los sistemas de seguridad»

«La prioridad en este tipo de instalaciones es la protección de los usuarios de la Estación, que se sientan en un entorno agradable y tranquilo, que no se perturbe su estancia en la misma, así como la de los trabajadores que tanto en cafeterías, empresas de transporte y comercios desempeñan sus labores al servicio de los viajeros», así lo asegura Miguel Ángel Gallego. Director de Seguridad de la Estación Sur de Autobuses de Madrid, en una entrevista en la que analiza  tanto las funciones del departamento de Seguridad de la instalación, como los medios y medidas de seguridad implantadas.

Miguel Ángel Gallego.

¿Cuál es la estructura e infraestructura actual del departamento de Seguridad de la Estación Sur de Autobuses de Madrid? ¿Cuáles son sus funciones específicas?
—El departamento de Seguridad, depende directamente de la Dirección de la Estación. Cuenta con un director de Seguridad y un servicio de vigilancia suficiente para cubrir las 24 horas de funcionamiento de la Estación, así mismo, dentro de la Estación se cuenta con dependencias del Cuerpo Nacional de Policía de la Brigada Móvil.
Desde el departamento, gestionamos y velamos por la protección de los viajeros, trabajadores, patrimonio, y prevención de riesgos de toda la Estación.

A grandes rasgos, ¿cuáles son los sistemas y servicios de seguridad con los que cuenta la Estación Sur de Autobuses de Madrid?
—En lo relativo a material disponemos de un completo sistema de Circuito Cerrado de Televisión (CCTV) y sistemas de detección de intrusión e incendios, que junto con el servicio de seguridad sirven de protección para la Estación. Procuramos involucrar a todo el personal que trabaja en la Estación para que, en caso de ser necesario por cualquier incidente, colabore con el Servicio de Seguridad y el departamento. Y, por supuesto, la inestimable participación del Cuerpo Nacional de Policía y Policía Municipal de Madrid.

¿Qué papel ha jugado la tecnología a la hora de implantar los equipos y sistemas de seguridad en la Estación de Autobuses?
—Conocer las últimas tecnologías y sus aplicaciones es fundamental. Lo sabemos, y por eso estamos en permanente  actualización, conociendo y empleando las últimas tecnologías que nos ofrece el mercado para mejorar, en lo posible, tanto la formación de nuestro personal como los medios de los que disponemos. Por tanto, mantenemos un equilibrio entre nuestro personal de seguridad y los sistemas, teniendo siempre presente que la base del éxito está siempre en las personas, el equipo humano, su motivación, preparación e ilusión son siempre lo más importante para nosotros.

¿A qué riesgos y problemas tiene que hacer frente habitualmente el responsable de la seguridad de la Estación Sur de Autobuses de Madrid?
—Se podría pensar que el mayor riesgo fuese el hurto, pero realmente es insignificante, la gran mayoría de las incidencias vienen ocasionadas por olvidos de los viajeros.
Por la Estación pasan anualmente más de 12 millones de personas entre viajeros, acompañantes, residentes de la zona, trabajadores de empresas cercanas. Nuestro principal riesgo son las emergencias relacionadas con la atención de heridos por caídas, tratamiento de objetos perdidos, atención a locales comerciales, compañías que operan desde la Estación, etc. No obstante, estamos preparados para cualquier otro tipo de emergencias que impliquen actuaciones más complejas, aunque afortunadamente únicamente se dan en muy contadas ocasiones.

¿Cuáles considera que son los elementos clave para garantizar una seguridad satisfactoria en instalaciones del tipo de la Estación Sur de Autobuses?
—Indispensable el factor humano, los profesionales de seguridad deben de estar involucrados, la profesionalización pasa por una formación adecuada y un compromiso en sus cometidos. La relación continua y fluida con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e involucrar a todo el personal y compañías que trabajan en la Estación, componen tres pilares básicos para garantizar la seguridad de la Estación.

¿Qué tipo de formación reciben, en cuanto a seguridad y prevención se refiere, los trabajadores de la Estación Sur de Autobuses?
—Todo el personal que trabaja en la Estación ha recibido la formación necesaria en materia de emergencias y evacuación. Además, los equipos dispuestos dentro del Plan de Emergencias y Evacuación han superado la correspondiente formación, consiguiendo afrontar con la máxima eficacia las labores previstas en dicho plan.
El personal de seguridad, junto a la formación reglamentada, recibe en la propia Estación, para optimizar su trabajo, una formación específica del entorno en el que va a desarrollar sus funciones.

Un tema como es el de la seguridad, que cada vez adquiere una mayor importancia en todos los sectores y ámbitos de la sociedad, ¿cree que actualmente los usuarios de instalaciones como la Estación Sur valoran las medidas de seguridad implantadas en los mismos o, sin embargo, se trata de algo que pasa desapercibido?
—Está tan presente en todos los ámbitos de la sociedad que no solo se valoran las medidas de seguridad, sino que en muchas ocasiones son demandadas como una necesidad por parte de los ciudadanos. Por otro lado, también existen aquellas personas que solo se acuerdan de la seguridad  cuando no se tiene o cuando ocurre un incidente.
La presencia del Vigilante de Seguridad es fundamental en esta percepción: su uniformidad, con prendas de alta visibilidad integradas en el uniforme, una actitud pro activa y una alta implicación en ayudar al pasajero, producen una gran satisfacción y sensación de seguridad.
A la mencionada presencia de los Vigilantes de Seguridad, debemos sumar el importante apoyo de  las patrullas de distintos grupos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Municipal de Madrid, así como un Circuito Cerrado de Televisión visible; todo ello contribuye a crear un ambiente seguro.

¿Cuáles son las prioridades de seguridad para establecimientos del tipo de la Estación Sur de Autobús?
—La prioridad es la protección de los usuarios de la Estación, que se sientan en un entorno agradable y tranquilo, que no se perturbe su estancia en la misma, así como la de los trabajadores que tanto en cafeterías, empresas de transporte y comercios desempeñan sus labores al servicio de los viajeros.

Texto y Fotos: Gemma G. Juanes