Tecnifuego-Aespi: incendios forestales 2012, el peor año de la década

El balance habitual de incendios forestales que se realiza al finalizar septiembre ha engrosado en los últimos días con las 5.500 hectáreas quemadas en el incendio de Chulilla (Valencia), donde además tuvieron que ser desalojadas más de 2.000 personas de poblaciones limítrofes; y los 2.200 hectáreas consumidas en el incendio de Sanabria en Zamora. En la última comparecencia del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, informando sobre los incendios del verano, comentó que «2012 ha sido el peor año por lo que se refiere a los incendios forestales». Según este primer balance facilitado por el Ministerio con la aportación de datos de las comunidades autónomas, han ardido en España hasta el 2 de septiembre 177.237 hectáreas en los 4.286 incendios (más de 1 h) que se han producido, de los que 33 han sido grandes incendios (más de 500 hs.).

Estos datos sólo son superados por los grandes incendios de 1994 (437.000 hs), 1985 (484.000 hs) y 1989 (426.000 hs).
El ministro ha atribuido las causas del desastre «a una serie de circunstancias negativas, como un otoño muy seco, una primavera sin apenas lluvias, unas temperaturas muy altas en verano, con unos vientos muy fuertes que han provocado que el número de hectáreas quemadas haya sido «espectacular» y supere la media de los últimos años».
Al término de la campaña de verano, Agricultura convocará a los consejeros y a los jefes de Extinción de todas las Comunidades Autónomas que han participado sobre el terreno para analizar el funcionamiento de los dispositivos de extinción y estudiar su mejora.
En este sentido, nos gustaría recordar que el Comité Sectorial de Defensa contra Incendios Forestales de TECNIFUEGO-AESPI, ya alertó a comienzos de la campaña del alto riesgo que suponía reducir costes en prevención. El diseño, los preparativos, los equipos (técnicos y humanos) y la puesta en marcha de la emergencia no se pueden improvisar, sino que se debe tener todo bien planificado, porque como se ha visto en los  33 grandes incendios sucedidos hasta septiembre, cuando se produce un incendio, el propio fuego y las condiciones meteorológicas ya se encargan de aportar grandes dosis de  descontrol.
No nos cansaremos en afirmar que reducir costes en prevención es duplicarlos cuando se da la emergencia.  Pero no se trata sólo del coste económico, que aún no se ha evaluado, deberíamos primar también el coste medioambiental: ¿cuándo volveremos a disfrutar del bosque que ahora se ha quemado?, ¿cuándo volverá la vegetación a sostener la tierra?, ¿cuándo volverá a contribuir en el ciclo del agua?, ¿en qué plazos el monte entregará de nuevo sus beneficios vitales? Esas cuestiones también deben formar parte de la conclusión general de cualquier balance sobre incendios.

Grandes Incendios

España ha ardido por sus cuatro costados en 2012. El balance: 10 fallecidos y 185.000 hs devastadas. Desde el gran incendio de Rasquera (Tarragona) que consumió 3.000 hs., pasando por el de  Fragas del Eume en Coruña (750 hs.); Canarias: Tenerife (2.000 hs.), La  Palma (900 hs.), La Gomera (3.000 hs.); en el Alt Ampordá (14.000 hs. en Girona y Barcelona); el de Valencia y Castellón (más de 50.000 hs), con su triste trending topic en Twitter #ArdeValencia, el mismo día en que la selección española ganaba la Eurocopa. En Málaga (más de 8.000 hs.), en Zamora (2.200 hs.), el último de Chulilla, en Valencia (5.500 hs.)…
Desde el Comité Sectorial de Defensa contra Incendios Forestales de TECNIFUEGO-AESPI, integrado por expertos en productos y soluciones para la lucha contra este tipo de incendio, queremos solidarizarnos con las familias y todas las zonas afectadas, y hacer llegar a la sociedad un mensaje: existen medios y medidas para proteger contra incendios forestales. Estas soluciones están al alcance de las administraciones públicas y los ciudadanos. Por ello, continuaremos trabajando de la mano de los servicios de extinción para mejorar y adaptar los sistemas según las necesidades concretas que se requieran.