Moderada caída del sector de Seguridad Privada

 

Estudio DBK «Compañías de Seguridad»

El volumen de negocio generado por las compañías de seguridad privada ha seguido una moderada tendencia a la baja durante los últimos años, afectado por la debilidad de la demanda de particulares y empresas, la contracción del gasto público y la fuerte competencia en precio, previéndose para el cierre de 2012 un descenso del 2,4%, hasta los 4.060 millones de euros. En este escenario, el cese de actividad de pequeños operadores y las operaciones de compra de empresas realizadas por los grupos de mayor dimensión están impulsando el grado de concentración de la oferta en el sector.

EStudio DBK Compañías de Seguridad

Estas son algunas conclusiones del estudio Sectores publicado recientemente por DBK, empresa española especializada en la elaboración de estudios de análisis sectorial y de la competencia participada por Informa D&B, compañía del Grupo CESCE líder en el suministro de información comercial, financiera y de marketing en España y Portugal.

Según DBK, filial de Informa D&B (Grupo CESCE), el mercado de seguridad privada se situó en 2011 en 4.160 millones de euros, lo que supuso un descenso del 2,1% respecto al año anterior, manteniendo la tendencia descendente observada en 2010.

La facturación sectorial se ha visto afectada en los últimos años por la debilidad de la demanda privada, tanto en el segmento de empresas como en el de particulares, la contracción del gasto público y la fuerte presión sobre los precios de los distintos servicios.

La actividad de vigilancia continúa generando el mayor volumen de negocio, reuniendo en 2011 una participación sobre el total del 64%, si bien en ese año perdió cuota. Así, este mercado cayó un 3,4% respecto a 2010, hasta situarse en 2.650 millones de euros.

Por el contrario, el segmento de sistemas electrónicos creció un 1,2%, representando el 29% del mercado total. La tendencia de sustitución de servicios de vigilancia presencial por sistemas electrónicos de seguridad favoreció esta evolución, así como el desarrollo tecnológico, que está permitiendo la comercialización de equipos con prestaciones cada vez más avanzadas.

El negocio de transporte de fondos, por su parte, registró una disminución del 3,8%, hasta los 300 millones de euros, viéndose negativamente afectado por la reducción de la red de sucursales de entidades bancarias y la caída de la actividad en el ámbito del comercio minorista.
La negativa coyuntura económica continuará penalizando la actividad de las compañías de seguridad a corto y medio plazo. Así, las previsiones para el cierre del ejercicio 2012 apuntan a un mercado de 4.060 millones de euros, lo que supone una caída del 2,4%, tendencia que continuará previsiblemente en 2013.

Estructura de la oferta

A finales de 2011 se contabilizaban 1.526 empresas autorizadas por el Ministerio del Interior y las Administraciones autonómicas para el desarrollo de actividades relacionadas con la prestación de servicios de seguridad privada.

Madrid concentra el mayor número de empresas autorizadas, reuniendo el 21% del total a finales de 2011. A continuación figuran Cataluña, con el 18%, Andalucía, con el 13%, y Comunidad Valenciana, con el 9%.

A pesar del elevado número de empresas autorizadas para operar en el mercado, la oferta presenta una notable y creciente concentración en el grupo de compañías líderes, como consecuencia del cese de actividad de pequeños operadores y de las operaciones de compra de empresas realizadas por los grupos de mayor dimensión.

En 2011 los cinco primeros operadores del sector reunieron de forma conjunta el 55% del valor total del mercado, elevándose hasta cerca del 70% la participación correspondiente al grupo de los diez primeros.