«Un buen mantenimiento de la infraestructura y la formación del personal, son las claves para una seguridad satisfactoria en Calle 30»

«Todas las incidencias previstas en los túneles de Calle 30 cuentan con una serie de protocolos establecidos junto a los servicios de Emergencia y Seguridad», así lo asegura Santiago Vilariño, responsable de Seguridad de Túneles de Calle 30, en una extensa entrevista en la que desglosa a CUADERNOS de SEGURIDAD cómo se gestiona la seguridad de esta instalación, así como los equipos y medidas de seguridad con que cuenta, entre otros aspectos.

Santiago Vilariño. Responsable de Seguridad de Túneles de Calle 30. Madrid

Santiago Vilariño. Responsable de Seguridad de Túneles de Calle 30. Madrid

¿Podría indicarnos qué comprende actualmente Calle 30, el principal anillo de circunvalación de Madrid?
—El 20 de febrero de 2004 se firmó un convenio entre el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid para la cesión de la M-30, así como de los tramos urbanos de otras vías hasta entonces dependientes del Ministerio, al Ayuntamiento. La M-30 pasó a denominarse Calle 30, siendo englobados tanto sus tramos a cielo abiertos como soterrados dentro del trazado urbano de la ciudad de Madrid.
La actual Calle 30, comprende la infraestructura conocida anteriormente como M-30 y el túnel que se finalizó el año 2007. El anillo alcanza 32 kilómetros lineales de carretera, y cuenta con 50 kilómetros de túnel; tomando en cuenta ambas calzadas y ramales de acceso y salida.
El proyecto de construcción del túnel contempló el soterramiento de los siguientes tramos:
• Avenida de Portugal. Desde el número 175 de dicha avenida a la Cuesta de San Vicente. Asimismo, la construcción de un tramo de conexión con el intercambiador de transportes de Príncipe Pío.
• Avenida de Manzanares (Tramo Río Manzanares). Desde la zona de Marqués de Monistrol hasta la zona de Legazpi, se trata del antiguo trazado de la M-30. Incluyendo los nudos de las glorietas de San Vicente, Pirámides y Santa María de la Cabeza.
• By-Pass Sur. Construido mediante tuneladora, de conexión entre la zona de Avenida de Mediterráneo y Calle 30 en la zona de la glorieta de Pirámides.
• Embajadores-M40. Enlace entre la calle Embajadores y glorieta de Legazpi con la M-40 y A-4.

—¿Cuál es la estructura e infraestructura del departamento que gestiona la seguridad de los túneles de Calle 30?
—No existe un único departamento que gestione la seguridad de los túneles. Se trata de un engranaje de diversos departamentos que trabajan con un objetivo claro, mantener los niveles de seguridad óptimos. Estos departamentos son:
– Departamento de Mantenimiento Electromecánico. Encargado de realizar el mantenimiento preventivo y correctivo de las instalaciones.
– Departamento de Mantenimiento Sistemas Informáticos. Encargado del mantenimiento preventivo y correctivo de los sistemas electrónicos e informáticos.
– Departamento de Explotación. Encargado de la vigilancia de la red de túneles, puesta en marcha de planes de actuación, realización de informes y propuestas de mejora. Asimismo, se engloba el departamento de Seguridad Laboral y Calidad.
– Departamento de Vialidad. Encargado de la primera atención a incidencias, coordinación con los servicios de emergencias y seguridad, y revisión del buen funcionamiento de equipos del túnel.
– Departamento de Conservación de carreteras. Encargado de mantenimiento de la infraestructura civil de la vía.
Contamos con equipos de trabajo de alto nivel tecnológico y una flota de 90 vehículos organizados para atender la conservación, mantenimiento y gestión de la funcionalidad del tráfico del viario de la Calle 30 y de las vías de acceso vinculadas a la misma.

—A grandes rasgos, ¿podría explicarnos los sistemas y equipos de seguridad con que cuentan los túneles de Calle 30?
—Contamos con amplias y modernas instalaciones, repartidas en diferentes Centros:
• Centro de Control Principal.
• Centro de Control de Respaldo.
• Nave destinada a labores de conservación.
• 4 Bases en los siguientes puntos:
– Base de Portugal.
– Base de Calderón.
– Base de Méndez Álvaro.
– Base de Valencia.
De cara a llevar a cabo una explotación segura y eficaz de los túneles, cuenta con un sistema de control dividido en varios niveles. Donde el Centro de Control se encuentra en el nivel superior y los equipos sensores y actuadores están en el nivel inferior.
Para llevar a cabo la explotación de un túnel de las dimensiones de Calle 30, contamos con una red de fibra óptica 16+16 FO Monomodo distribuida por la ciudad de Madrid. Conectando los diversos centros de control municipales, desde el Centro Integrado de Seguridad y Emergencias Municipal (CISEM) al Centro de Vigilancia de la Circulación.
Asimismo, gestionamos 39 cuartos técnicos con sus estacionas remotas universales, que son las encargadas de interactuar con los equipos del túnel; recibiendo datos de sensores ambientales, analizando y tomando decisiones automáticas supervisadas por el operador de consola. Todo ello, bajo directrices del Manual de Explotación de los túneles de Calle 30.
Para el control de los equipos del túnel, el Centro de Control cuenta con una aplicación informática de gestión. Del mismo modo, para la gestión del personal de campo contamos con una aplicación informática de gestión y un sistema de radio digital.
En cuanto a los equipos que son responsabilidad de EMESA entre otros hay:
• 1.000 Ventiladores transversales y longitudinales.
• 533 Paneles de mensaje variable y matrices gráficas. Encargados de dar cobertura informática a los conductores que nos transitan.
• 29 Barreras de acceso. Encargadas de realizar el cierre físico al acceso del tráfico en caso de emergencia.
• 663 Postes S.O.S con tecnología IP. Capaces de conectar al Centro de Control con los usuarios que estén en el túnel.
• 89 Estaciones Toma de Datos (ETD). Encargadas de registrar las variables asociadas al tráfico.
• 280 puntos de control en cuartos técnicos y salidas de emergencias. Control de accesos distribuidos en dichos cuartos para evitar accesos no autorizados.
• 657 Cámaras integradas en Detección Automática de Incidencias (DAI), que permiten una supervisión continua del túnel, así como una alerta inmediata al operador en caso de que suceda algo fuera de la normalidad.
• 976 Cámaras CCTV, que permiten una visión total del trazado del túnel y los accesos a los recorridos de evacuación.
• 627 Semáforos doble ámbar, que incrementan la información al conductor.
• 35 Semáforos de cierre de túnel.
• 30 Control de gálibo, para el análisis de altura de los vehículos que intentar acceder al túnel.
• 63 Lectores de matrícula, en las entradas y salidas de túnel.
• 57 kilómetros de cable de detección de incendios distribuidos por el recorrido del túnel.
• 39 Centros de Transformación de energía eléctrica.
• 2.500 Bocas de incendio equipadas (BIE), situadas cada 25 metros en el interior de túnel.
• 220 Hidrantes de columna húmeda, para su uso en caso de incendio.
• 220 Hidrantes de columna seca.
• 220 Armarios con material destinado al uso en caso de incidencia, contando con conos de señalización, espumante, lanzas, mangaje y sepiolita.
• Sistemas de agua nebulizada. Tanto en cuartos técnicos como en la propia calzada de circulación de vehículos.
• Sistema de radio TETRA y TETRAPOL, que permite la comunicación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y Emergencias que actúan en Madrid.

Sala de control Calle 30

 

—¿Qué papel ha jugado la tecnología a la hora de implantar los sistemas de seguridad? ¿Qué dificultades implica la instalación de medios y medidas de seguridad en este tipo de instalaciones, túneles?
—La tecnología ha jugado un papel fundamental. La tecnología es la herramienta principal que nos permite gestionar los equipos. Sería impensable explotar esta infraestructura sin ella.
Las dificultades que implica la instalación de medios y medidas de seguridad en los túneles, son varias. La principal, el horario; debemos de entender que el tráfico y la circulación es la que condiciona nuestra forma de trabajo. Nadie quiere que se realicen obras en el itinerario que pueda verse afectado su horario de llegada al trabajo o casa, y por supuesto es algo que entendemos y compartimos. Por lo que nos esforzamos en realizar un plan de actuación, para llevar a cabo las instalaciones y mantenimiento. Siendo nuestro principal horario de mantenimiento el nocturno. Esto no quita que en caso de que la seguridad de los usuarios pueda verse afectada, actuemos de forma inmediata.
Otra dificultad es la dimensión de la infraestructura. Contamos con más de 50 kilómetros de túnel ubicados en una zona urbana, con diversas instalaciones repartidas por todo el recorrido. Esto nos obliga a tener una logística compleja con diversos medios para llevarla a cabo y, unos sistemas de gestión y control importantes.

—¿Qué funciones y actividades desarrolla el Centro de Control de Calle 30? ¿Cuál es su funcionamiento diario?
—En la actualidad, el alto volumen de tráfico de vehículos en las carreteras y principalmente en las ciudades, hace cada vez más necesaria la supervisión del funcionamiento de los dispositivos que intervienen en la regulación y control del tráfico. Esta necesidad se incrementa en tramos soterrados por motivos de seguridad como en nuestro caso, Calle 30.
Disponemos de un centro desde el que es posible vigilar la evolución del tráfico, ajustar los dispositivos y detectar las anomalías en el sistema y las incidencias que se produzcan, así como coordinar los servicios para resolverlas; que es la razón de ser de cualquier centro de control de tráfico.
El trabajo se concreta en las siguientes funciones entre otras:
– Vigilancia del tráfico de usuarios.
– Detección de incidencias mediante control y visualización de cámaras.
– Puesta en marcha de los procedimientos expuestos en el Manual de Explotación de Túneles de Calle 30.
– Coordinación con los servicios de seguridad y emergencias.
– Realización de informes de vigilancia del estado de equipos e instalaciones, verificando su correcto funcionamiento desde el Centro de Control, detectando las posibles anomalías e informando a los equipos de mantenimiento y conservación.
– Control del mantenimiento preventivo (en colaboración con otros departamentos) en elementos de túneles y según indicaciones del Manual de Explotación de Túneles de Calle30.

—¿Cuáles son las incidencias más habituales en los túneles de Calle 30? ¿Qué protocolos de actuación se ponen en marcha, en función del incidente?
—Las incidencias más habituales en los túneles de Calle 30, son vehículos averiados.
Todas las incidencias previstas cuentan con una serie de protocolos establecidos junto a los servicios de emergencia y seguridad. Para el caso más habitual, un vehículo averiado, señalizamos el vehículo y lo retiramos con nuestras grúas, en un tiempo mínimo.
En base a la experiencia adquirida de la explotación del túnel, actualizamos dichos procedimientos, haciendo especial énfasis en los sistemas críticos como la detección, la ventilación y la extinción automática de incendios. Dichos protocolos cuentan con varios niveles y están destinados tanto al personal del Centro de Control como al personal de campo.

¿Cuáles considera que son las claves para conseguir una seguridad satisfactoria en este tipo de instalaciones?
—Las claves para conseguir ese objetivo, principalmente son dos. Un buen mantenimiento de la infraestructura y un plan de formación del personal.
Un buen mantenimiento, que garantice el funcionamiento correcto de los sistemas. Con lo que contamos con empresas punteras en el sector, que nos ayudan en esta ardua tarea. Tenemos una gran infraestructura y logística para ello.
Una buena formación, que garantice un uso correcto de las instalaciones y puesta en marcha de los procedimientos establecidos. Nuestro personal recibe formación anual, basada principalmente en la atención a incidencias y mantenimiento de equipos. Asimismo, hemos colaborado estrechamente con centros de control con los que trabajamos, como CISEM y 112, con el objeto de mejorar la coordinación entre todos.

—¿Qué planes de actuación y coordinación contemplan con los Servicios de Emergencia –bomberos, protección civil…? ¿Se llevan a cabo simulacros de evacuación?
—Además de establecer planes de actuación y coordinación, nuestra filosofía es la de total cooperación con los servicios de emergencia. Los planes si no se mantienen vivos con una relación continuada, no sirven de nada. Por ello, participamos en la formación y planes que establecen, mantenemos reuniones periódicas para el análisis de la situación del túnel y compartimos información.
De cara a mejoras, realizamos simulacros de carácter general, en el que aparte de figurantes prevemos incidencias asociadas. También, efectuamos ejercicios de coordinación y llegada, con objeto de reducir los tiempos de llegada, mejorar el conocimiento de nuestras instalaciones y optimizar la coordinación entre todos.
De igual forma, hemos participado en grandes eventos junto a estos servicios. Como la celebración de la victoria del Mundial de Futbol, la Jornada Mundial de la Juventud y diversos eventos de carácter público.

—¿Cree que los usuarios de los túneles de Calle 30 conocen y valoran los sistemas de seguridad implantados o se trata de algo que pasa desapercibido?
—Que nos conozcan y sepan cuál es nuestra labor, es uno de nuestros objetivos. Entendemos que un usuario que conoce nuestras medidas e infraestructura, repercute de manera directa en su seguridad. Por ello, participamos en actividades de carácter divulgativo, como las Jornadas de Catástrofes que organiza SAMUR-Protección Civil y congresos del sector.
Esto se traduce en agradecimientos que los usuarios nos trasmiten de forma constante, en nuestro trabajo diario de ayudar y atender en caso de que lo necesiten. Y eso nos da ánimos para seguir trabajando, para nosotros el usuario de Calle 30 es nuestro principal cliente y valor.

Texto: Gemma G. Juanes. Fotos: Calle 30/ G.G.