Tecnología IP, la mejor solución para mantener el entorno de un hospital protegido y seguro

El uso de sistemas de seguridad en el sector de la sanidad se ha desarrollado más allá de las necesidades de seguridad básica, incluyendo los sistemas más avanzados de monitorización o control de acceso para gestionar y prevenir riesgos en este tipo de instalaciones públicas. Mantener al paciente protegido es asegurarle su mejor y más pronta recuperación, por eso, contar con un sistema de seguridad sólido y fiable en hospitales es clave para garantizar la seguridad de pacientes y personal, y proteger sus datos personales.

Un ejemplo de cómo mejorar el sistema de seguridad de un hospital, al mismo tiempo que controlar el gasto de inversión, es el caso del hospital Ziekenhuis Amstelland, en Holanda. Ziekenhuis Amstelland es un hospital general que proporciona atención médica de alta calidad en un entorno agradable y cercano, principalmente para los residentes del municipio de Amstelveen. Tras el proyecto de nueva construcción a gran escala que tuvo lugar en 2009-2010 se llevó a cabo también la renovación del antiguo edificio durante 2011, y desde entonces se ha transformado en un hospital completamente nuevo. Durante esta gran reforma, se actualizaron y mejoraron con especial atención los sistemas de seguridad.

Aunque la seguridad con la que contaba el hospital era buena, la renovación y los edificios recién construidos crearon la necesidad de volver a evaluar el sistema de seguridad. Se añadieron más zonas para los tratamientos a corto plazo, para los pacientes ambulatorios y los tratamientos policlínicos. El número de quirófanos se amplió y se añadieron más camas para cuidados intensivos y monitorización cardiaca, así como se creó una zona diseñada especialmente para urgencias graves. Como consecuencia, además de un área significativamente mayor, cuya seguridad necesitaba afianzarse, se requerían soluciones de seguridad para gestionar el aumento del flujo diario de personas en el hospital. Por lo que la necesidad de un sistema de seguridad optimizado para proteger al personal, a los pacientes, los suministros y el equipo médico, se convirtió en un asunto de vital importancia.

En esta renovación a gran escala, la principal necesidad era la expansión del sistema de videovigilancia, así como el cambio a una solución de seguridad IP integrada, tanto para el interior de los edificios como para las instalaciones de los alrededores. La principal necesidad era registrar el tráfico entrante y proporcionar, de la forma más económica posible, dispositivos de monitorización de las zonas médicas y de almacenamiento del equipo médico de elevado coste, ya que en 2009 desapareció un monitor de rayos X valorado en treinta mil euros.

A la hora de seleccionar el sistema de seguridad IP adecuado se valoró la calidad de imagen y la transición del día a la noche y la relación calidad-precio. Se llegó a la conclusión de que la mejor solución era la selección de minidomos IP, con función día/noche real y de alta definición, ya que son aptos para uso interior y exterior,   y están diseñados para proporcionar imágenes extremadamente nítidas con un consumo mínimo de ancho de banda.

Además de las noventa cámaras IP, se instalaron seis videograbadores IP con software FVMS. Una instalación con varios grabadores IP tiene capacidad para soportar cientos de cámaras, lo que permite cumplir satisfactoriamente los requisitos de sistemas IP integrados para proteger grandes instalaciones, como es el caso de hospitales y grandes centros de salud.

Para completar el sistema de seguridad, se tomó la decisión de instalar un software de identificación automática de matrículas (ANPR), que permite la monitorización y el registro del número de matrícula de todos los coches que entren y salgan del edificio. Al registrar la hora de entrada, junto con el número de matrícula del vehículo, se puede alertar con antelación de los riesgos de seguridad potenciales. Al instalar las cámaras de alta definición con función día/noche real, para interiores y exteriores, el software ANPR y los videograbadores IP con FVMS, el hospital cuenta hoy en día con una solución de vigilancia IP integrada y sólida. Este completo sistema IP rara vez se ve en los hospitales holandeses, donde los sistemas analógicos a menudo siguen estando en vigor, a pesar de las obvias ventajas que ofrece la tecnología IP en lo que respecta a ahorro de costes, facilidad de instalación y mantenimiento.

Además, el nuevo sistema IP ha traído consigo una importante mejora en lo que respecta a la eficacia. Gracias a la configuración de detección de movimiento preinstalada, las cámaras solo se activan para grabar cuando se produce el movimiento. Mediante el software de gestión de vídeo se puede precargar un mapa del centro donde se señale con exactitud la ubicación en la que se está produciendo el incidente. La solución mejora la seguridad y la calidad de la información que recibe el personal de recepción y seguridad.

Entre otras ventajas, el software de gestión de vídeo hace posible predefinir una amplia variedad de derechos de usuario. Esta función es de crucial importancia en lo que respecta a la Ley de Protección de Datos personales y permite definir quién tiene derechos para ver o capturar datos en las grabaciones, que en última instancia son necesarios para protegerse frente a un uso ilegal de las imágenes y garantizar la privacidad de empleados y pacientes.

Seleccionar cámaras de alta definición que requieran un ancho de banda mínimo también conlleva un ahorro económico considerable. Una calidad de imagen nítida y una transición fluida del registro del día a la noche garantizan la continuidad de una recopilación de datos fiable y una visión general correcta en todo momento.

En las semanas siguientes a la instalación de la solución de seguridad IP, el sistema demostró rápidamente su eficacia al detectar y evitar varios intentos de entradas no permitidas y al ayudar a resolver un robo.