Mobotix, en los grandes almacenes Stackmann

En 1979 se fundó en la Lange Straße de Buxtehude (Alemania) unos grandes almacenes de telas y confección. Aquí se encuentra aún la sede central de esta empresa familiar que, a lo largo de los años, se ha convertido en parte del centro histórico de Buxtehude. Las tres generaciones que han estado a la cabeza de la empresa han sabido adaptarse a las cambiantes exigencias del comercio minorista. Hoy en día, 300 empleados ponen en práctica la filosofía de la empresa: «Ofrecer al cliente una amplia gama de productos de alta calidad de forma competente y atenta».

Un total de 63 cámaras vigilan la superficie de venta.

El visitante puede comprobar inmediatamente que las virtudes tradicionales del comerciante se complementan estupendamente con un buen olfato para saber lo que exigen los tiempos. La empresa dispone de departamentos estructurados por grupos de productos, empleados atentos pero no molestos, y una guardería en la que los padres pueden dejar a sus hijos sabiendo que están bien atendidos. Una presentación informativa en Internet, con ofertas actuales, y una revista de moda virtual completan el conjunto. Igual puede interpretarse la placa de metal fundido con el nombre de Stackmann, acompañado de un conejo y un erizo, colocada en la fachada de los grandes almacenes, que representa la voluntad de mantenerse siempre por delante de los «grandes» conejos del sector como un pícaro erizo (al igual que en el cuento del mismo nombre que transcurre en Buxtehude).

Costes por hurto en comercios

La competitividad del comercio minorista exige hoy en día un estricto control de costes en todas las áreas. Uno de los factores que más costes genera es el hurto en comercios. Si un comerciante no consigue controlar este fenómeno masivo, se ve obligado a incluir el valor de la mercancía sustraída en el nivel general de sus precios, lo que genera precios mayores y, por tanto, se hace menos competitivo.

Para prevenir los hurtos en comercios hay muchos métodos. Junto a una presentación bien visible de los artículos y a las etiquetas electrónicas de seguridad de los mismos, la videovigilancia ha demostrado una gran efectividad. Sin embargo, no basta con almacenar simplemente las imágenes recogidas por las cámaras. Un aluvión de material de vídeo sin posibilidad de analizarlo electrónicamente requiere demasiado esfuerzo y no conduce al resultado deseado. Stackmann consultó al asesor preventivo de la Policía y recibió la recomendación de instalar un sistema inteligente de cámaras con posibilidad de seguimiento del autor del delito. Ésta es un arma especialmente efectiva contra los robos realizados por bandas. En busca de un proveedor de sistemas adecuado, la dirección de la empresa y el director de TI, Harald Uhlendorf, recorrieron la feria CeBIT 2006. Al llegar al stand de Mobotix, tuvieron rápidamente la impresión de que la solución a su problema se encontraba allí. Después de este encuentro en la feria, Matthias Klindworth, de la filial de Hamburgo del socio de Mobotix, ADS Networks, se puso en contacto con Stackmann y elaboró una oferta detallada una vez realizado un análisis in situ de sus necesidades.

Cámaras IP MOBOTIX HiRes para la protección de mercancías

La adjudicación del pedido estuvo motivada no sólo por el asesoramiento cualificado, sino por numerosos aspectos tecnológicos que hablaban a favor de la solución de Mobotix: excelente calidad de imagen de alta resolución, carga de datos minimizada por las amplias posibilidades de preprocesamiento, detección de incidencias en la cámara y compresión del flujo de datos, integración de las cámaras en la red IP de datos ya existente, utilización de PCs estándar como servidores de vídeo, software del centro de control MxControlCenter, que no requiere licencia, fácil ampliación y modificación sin necesidad de intervención externa y un reducido consumo de energía son sólo algunas de sus características.
En la discreta carcasa de la Mobotix D12, empleada sobre todo como cámara semi-domo de techo, hay integrados un detector de infrarrojos pasivo, un micrófono y un altavoz, lo cual, por su utilidad adicional, incrementa aún más el atractivo del sistema Mobotix.
ADS Networks colaboró en la planificación, el montaje inicial y la configuración previa, así como en la puesta en funcionamiento del sistema de vigilancia. Debido a la gran fiabilidad del sistema, el colaborador de ADS Networks, Matthias Klindworth, ofrece asistencia técnica sólo en caso necesario y no a través de un contrato de mantenimiento. Para los problemas de software ni siquiera le es necesario desplazarse hasta el lugar de instalación, el acceso remoto como administrador es suficiente. Esto se refleja directamente en los reducidos costes totales de inversión (adquisición, instalación y explotación) o Total Cost of Ownership (TCO).

Un total de 63 cámaras vigilan la superficie de venta. No se trata de que resulten especialmente discretas, al contrario, por medio de carteles se indica al cliente que el comercio dispone de videovigilancia antes de que acceda al mismo. Al fin y al cabo, el objetivo principal no es detener a un ladrón, sino evitar el hurto. Si éste se comete a pesar de las advertencias, el delincuente tiene malas cartas. Aunque no sea detenido «in fraganti», puede ser reconocido a posteriori al analizar el material de vídeo grabado. La policía ha identificado ya de este modo a numerosos ladrones después de analizar la grabación de vídeo. Para ello resulta especialmente útil la elevada resolución de las imágenes. Permite grabar siempre la imagen completa y utilizar la función de PTZ virtual (giro, inclinación y ampliación) en las imágenes de alta resolución. Esto genera una tasa más elevada de detección de robos con menos cámaras en comparación con los sistemas de videovigilancia convencionales.

Una vez vistas las ventajas…

Las positivas experiencias obtenidas con las cámaras IP Mobotix han generado ideas para gran número de mejoras. Los almacenes Intersport, situados al lado de la sede principal, se conectaron por fibra de vidrio al servidor central de vigilancia con unos costes mínimos. Próximamente se mejorará la iluminación y el aparcamiento propio se integrará en el sistema de seguridad. Por cierto, también la zona de juegos de la guardería de los grandes almacenes está vigilada con cámaras IP Mobotix Hires, para que los padres puedan entregarse con tranquilidad a sus compras en este simpático comercio.